Conéctate con nosotros

Entrevistas

Lucía Moccia: “Prefiero que la música logre expresar todo lo que una situación me esté generando”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Algo se suelta, las letras desprenden el sonido, crece la música sobre las palabras, precipitan, riegan la tierra reseca, son notas transmutadas, vientos sonoros, en el aire, en las manos que se abren, siembran, cosechan, se mimetizan con el paisaje.

Lucía Moccia es música, clown y actriz, su voz y la guitarra criolla son hilos que se proyectan en el paisaje, tejen otras realidades, más allá de las palabras.

En diálogo con ContArte Cultura la artista cordobesa radicada en la ciudad de La Plata cuenta sus vivencias en el camino del arte y nos habla sobre su obra.

—Para comenzar esta charla vamos a poner en tus manos una caja imaginaria donde permanece escondida la estrofa de una canción. Te pedimos que la abras, que te detengas en los detalles que percibís y que nos digas qué tienen que ver con vos esas palabras que ascienden y se sueltan.

“Desaprender lo que creo haber aprendido, confiar en las ideas, cuestionar el nido. Que tu arte se empobrece al compararse lo se…” Adrián Berra

—Esta estrofa, y particularmente la última frase, estuvo resonando en mi durante mucho tiempo. Me hizo un click porque muchas veces me encontré comparándome con otres artistas y así coartando mi creatividad. Desde que la escuché, la tarareo cada vez que me descubro de nuevo en esta situación, para recordar la importancia de algunas cosas. Creo que no somos ajenas a los mecanismos de comparación y competencia que genera el sistema capitalista. Estamos bombardeades de falsos exitismos, que buscan empobrecernos para hacernos llegar a un estereotipo de artista que, además de ser individual, se torna inalcanzable para las grandes mayorías. Cuando logré dejar de compararme con otres y encontrar en mí un camino único, como el que cada ser tiene para sí, entendí que la real satisfacción está en comprometerse con el propio camino artístico, indagar y trabajar mucho en ello. Tenemos que luchar diariamente contra estos fantasmas, externos e internos, pero creo que cuando nos volvemos genuines en nuestra expresión empezamos a estar mucho más segures de nosotres mismes y logramos compartirnos con mayor generosidad. Desde esta perspectiva encaro todas mis composiciones y así disfruto de sus procesos, aunque a veces puedan tener momentos frustrantes o no tan lindos. Si bien obviamente busco un criterio estético en las canciones, no es en lo que más me interesa indagar. Prefiero que la música logre expresar todo lo que una situación, vínculo, sentimiento, etc., me esté generando, hasta incluso que me divierta y que rompa mis propias estructuras; que logre expresar algo que también a otres les pueda hacer bien escuchar; que genere cosas, que nos mueva adentro.

—Si pudieras volver el tiempo atrás y detenerte en el instante o en los días en que sentiste que el arte sería parte de tu vida, ¿qué objetos simbólicos veríamos en la foto de ese momento?

—Disfraces, CD’s y casetes de María Elena Walsh, Joaquín Sabina, Estopa, Manu Chao e Ismael Serrano. Una escenografía armada de papel crepe, plantas y muñecos en la habitación de una niña, y algún grabadorcito de casete encendido por ahí.

—Distintas ramas del arte son parte de vos ya que transitás el camino de la música, pero también del teatro y la expresión corporal, ¿cuál es el punto de contacto de estas disciplinas que te permiten explorar las emociones desde el cuerpo y desde la voz?

—Encontré que el punto de contacto entre estas disciplinas se llama “Cuerpo escénico”, a partir de ahí se desprenden muchísimas cosas en relación a la percepción de las emociones en las que sigo investigando. Pero creo que las que hoy pueden sintetizar un poco de todo esto son: la mirada, la presencia y la proyección. La mirada de le artista hacia el público y hacia sus compañeres de escena, pero también la mirada del público hacia le artista, la percepción de esta es fundamental; la presencia es una de las mejores herramientas que creo que brindan el teatro y la expresión corporal para quienes venimos más del palo de la música, poder “estar” presentes en escena y habitar allí todo lo que sucede, ya sea emociones, estados corporales, sonidos, miradas… es verdaderamente un regalo porque nos permite conectarnos con el disfrute; la proyección es una herramienta del teatro, y también del canto, que se vincula mucho con la presencia, tiene que ver con “crecer” en escena, con ocupar todo el espacio y actuar en relación a él. Se nota mucho cuando une intérprete musical tiene en cuenta estas cuestiones, ayuda a que el público pueda entrar en su viaje y ahí es cuando la escena se completa.

—¿De qué manera vivís el proceso de componer tus canciones? ¿Qué cosas cotidianas se convierten en disparadores de un tema?

—Últimamente mis disparadores fueron la naturaleza, el silencio y el vacío. Creo que tiene que ver con estos años de pandemia, hay algo de la contemplación que se modificó. La eliminación de estímulos externos aportó mucho a eso. Las emociones fueron y siguen siendo otra gran fuente de inspiración. La acción catártica y la canalización de las mismas a través del arte es un proceso terapéutico que recomiendo enormemente transitar. Los vínculos son otra fuente, poder verlos con conciencia y desde la convicción de que todo lo que es afuera es adentro y viceversa. Por último, el trabajo diario, el regar cada día un poquito las obras como si fueran plantas, las que si no las regamos se mueren. “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando” es una sabia frase de Pablo Picasso que me gusta compartir siempre que se habla acerca de la inspiración y los procesos creativos.

—¿Cómo viviste la experiencia de revivir un repertorio de tango hecho por mujeres de los años ‘30 y ‘40?

—Fue bellísimo, primero porque el motor fue un viaje a Europa con mi familia. Antes de partir ya tenía organizadas varias fechas en las que decidí trabajar específicamente un repertorio de tango. Entonces, gracias a la ayuda de un familiar, comencé a tomar clases con Edgardo González, un gran guitarrista y docente. Al momento de elegir el repertorio, no me sentía identificada con ninguna letra por su impronta machista. Fue por esto que me puse a indagar en mujeres tangueras y encontré que muchas de ellas firmaban con seudónimos masculinos para poder presentar sus canciones, así que de algunas se perdieron los registros. Pero conocí a las grandes referentas de los años ‘30 y ‘40 que me influenciaron e inspiraron mucho: Rosita Quiroga, Azucena Maizani, Tita Merello, Ada Falcón, entre otras. No sólo por sus brillosas voces y talento sino también por sus historias de vida. Además, ese año descubrí una banda de tango hecho por mujeres, contemporánea a mí, llamada China Cruel (de la cual recomiendo escuchar todo su material porque no tiene desperdicio alguno). Las letras y músicas, escritas y compuestas por su directora Verónica Bellini, tocan temáticas actuales y desde una perspectiva netamente feminista. Con todo este combo fue que armé este espectáculo tanguero para viajar.

—¿Qué otros géneros musicales vivenciaste a lo largo de tu carrera?

—Vivencié varios géneros. De atrás para adelante les cuento que comencé tocando la flauta traversa en una banda de folklore tradicional. Luego llegó a mí el flamenco fusión y más tarde el flamenco más puro, que fueron mis grandes escuelas. Creo que el flamenco es uno de los géneros que más me ha influenciado por su pasión e interpretación y su función social. Pasé también por una banda de funk tocando la traversa que me influenció mucho. Además, candombe y murga uruguaya, sin contar el tango antes mencionado. En los últimos años me dediqué a conformar dúos y tríos del género canción, perfilando la búsqueda hacia la canción de autora que es a lo que me estoy dedicando ahora.

—¿Cuál creés que es el instrumento musical con el que te sentís identificada?

—La voz.

—¿Cómo llevaste adelante la producción de tu primer vídeo clip “Amiga mía” y quiénes colaboraron en ese proceso?

—“Amiga mía” fue un canto a la amistad literalmente. En plena pandemia, dónde decidí comenzar a “profesionalizar” mi arte, le escribí a una vieja amiga de la secundaria llamada Sol Janik, quien después de la escuela se había dedicado al cine. Gracias al primer confinamiento obligatorio pude apreciar los excelentes trabajos que Sol había realizado a lo largo de su carrera y recién estaba subiendo a YouTube. Fue entonces que ella aceptó con alegría mi propuesta de trabajar juntas. Sol vive en la Ciudad de Buenos Aires y mantuvimos largas charlas por medio de WhatsApp creando muy de a poco esta producción. Estábamos en pleno 2020 con todas las incertidumbres y angustias sociales y personales, nos fuimos acompañando en todas esas, con nuestros altibajos. Paralelamente, en la Acustisala (un estudio de grabación autogestiva) con Matías Fagés fuimos grabando la canción en la que participaron Josefina Merlino en guitarra y voces y Nataly Ayala en percusión y voces. Luego Pablo Formica fue quien hizo la mezcla y masterización. Finalmente, a finales de noviembre, ampliamos el grupo de amigas y las reunimos a todas en la casa de dos de ellas. Por un lado, las platenses en la puesta en escena y por otro las porteñas, Sol junto a dos amigas más de la secundaria se encargaron de la producción y el detrás de escena. En medio del rodaje se nos cortó la luz, ¡nos pasó de todo! Pero fue alta jornada y resultó maravillosa, llena de encuentro, frescura y amistad. Eso creo que es lo que más se ve reflejado en el video.

—Estás presentando tu primer EP “Abrir más”, que atraviesa géneros bien distintos, ¿qué líneas conectan musicalmente a los seis temas que lo constituyen?

—Las líneas que conectan los seis temas son la sonoridad de la (guitarra) electro criolla y mi voz. Por otro lado, que todas hablan de procesos profundos, de trasmutación vincular e interna. Por eso se llama “Abrir más”: abrir más el corazón a todo esto que es y que fue, por mucho más que vendrá.

—¿Cuáles son los proyectos de Lucía Moccia para el 2022?

—Quiero generar una obra que fusione el clown y la música. También durante este año estuve trabajando en la composición de algunas “micro-canciones” que me gustaría grabar en un tercer material discográfico en 2022. Y por último estoy realizando una investigación sobre el cuerpo escénico en intérpretes musicales que desprenderá para el año que viene varios talleres y experiencias de producción colectiva bien interesantes.

—¿Dónde pueden encontrarte aquellos que deseen conocer tu música? —Mi Instagram es @luciamocciamerchan, ahí hay algunos videítos que no están en otros lados y además pueden enterarse de las próximas fechas. También pueden escuchar mi música en Bandcamp, YouTube y Spotify, aunque el disco de “Tangos” está solamente en la primera.

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrevistas

Abril Oxalde: “Tengo mucha energía mental y poder plasmarla en la creatividad es lo que me salva”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Desciende. La escalera, debajo. Todo se repite, círculos sobre círculos, olas detrás de las olas. Otra vez. El poema inconcluso en los pies, detritos de palabras. La  música sumergida. Movimiento. Tiempos sucesivos. El presente, va y viene, en la continuidad del oleaje.

Abril Oxalde es una cantautora de la ciudad de Berisso que por estos días está presentando su segundo EP “Mariposa ligadura de sombras”, surgido de la intersección de la poesía de Alfonsina Storni con su música, un encuentro artístico donde se funden las imágenes.

En diálogo con ContArte Cultura la artista cuenta cómo llegó a este punto del camino y qué proyectos la esperan en 2022.

—Comencemos esta charla con una imagen que nos acerque. Una mariposa suelta música en su vuelo, las alas pronuncian acordes como palabras livianas. Para presentarte, ¿cuál es la primera canción que se te representa en ese batir de alas? ¿Qué tiene que ver con vos esa música que da comienzo a esta entrevista?

—Una canción que para mí evoca imaginación y mariposas es Eco de David Aguilar

—Y si de vuelos se trata, podemos volar hacia atrás, moviendo las alas del tiempo hasta posar nuestros ojos en el instante donde la música comenzó a despertar dentro tuyo, ¿qué veríamos en ese escenario del pasado?

—Una casa llena de sonidos y acordes por parte de mi padre músico y mi madre amante de la música.

—¿Cuál es el instrumento musical con el que te sentís identificada? 

—Principalmente con la voz, porque la puedo llevar conmigo a todos lados. Sin embargo, ligado a mí en principio siempre va a estar el piano con sus armonías para acompañarme.

—¿De qué manera percibís el germen de una canción? ¿Cuáles son los caminos habituales en ese proceso de dar vida a cada tema?

—Son ideas que surgen en cualquier momento. Debí aprender a filtrar o a priorizar esas ideas porque tuve muchas y no todas contribuyen al camino que realmente deseo. Creo que primero está la idea. Tengo mucha energía mental y poder plasmarla en la creatividad es lo que me salva. Hay muchos caminos, pero la mayoría es reflexión, escribir el pensamiento en bloc de notas en forma más o menos de prosa y después, cuando toco el piano o la guitarra, encontrar los acordes y las melodías para poder juntar la poesía con la música.

—Si pudieras elegir una palabra y un color que represente la esencia de tu primer EP “La parte de mí”, ¿cuáles serían y por qué?

—Serían disco joven y rojo. Porque fue compuesto y producido en un momento muy adolescente de mi vida. Mucha intensidad, por momentos desordenada.

—Tu segundo EP, “Mariposa libadora de sombras”, es una fusión de música y poesía, ¿qué cosas cotidianas fueron despertando los temas del disco? 

—Fundamentalmente el encierro en ciertas etapas de la pandemia me obligaron a imaginar, y para fomentar esa imaginación me dediqué un poco a la lectura de la poesía de Alfonsina Storni, que creo que junta los dos mundos que me gustan en la literatura: la poesía introspectiva, reflexiva y sensible, y la imaginación surrealista.

—Alfonsina fue guiando tu camino compositivo, ¿cómo viviste ese movimiento de sus poemas en tu música?

—Como descubriendo una motivación hermosa, con muchas ideas y mucho material, que se tenía que concretar.

—¿Quiénes colaboraron en la producción de este EP?

—La producción estuvo a cargo Agustín Buaon.

—Por qué un fanzine para acompañar esta obra? ¿Qué te dejó esa experiencia artística hecha collage y papel?

—El fanzine nació de una necesidad de sustento físico. Un intercambio con el espectador más allá de algo abstracto y efímero como es la música. Además, también ayuda en lo económico, ya que en un momento los y las artistas independientes tenían como sustento el disco físico y quizás ya no esté tan vigente.

—¿Cuál es tu próximo vuelo musical?

—Actualmente estoy terminando de grabar mi próximo disco, con música y letras propias y con inspiración solo de la vida misma. Es un disco hermoso, un poco rockero y volador, con guitarras eléctricas que se acercan quizás a Radiohead pero siempre con mi estética personal como base. Lo produjeron Luis Volcoff y Guito Daverio, que además son grandes amigos.

—¿Dónde se puede escuchar tu música?

—La pueden hallar en Youtube, Spotify y en todas las plataformas digitales. También pueden encontrarme en Instagram como @abriloxalde. Este verano voy a estar subiendo algunos covers e interpretaciones en las redes, ya que estoy entre medio de discos y también información de nuevas fechas.

Sigue leyendo

Entrevistas

Allegra habla de su música y nos cuenta sobre el lanzamiento de su EP “Bisiesto”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Algo gira. Adentro despierta la música, se expande. Hacia afuera. Un único hilo, el amor como una cuerda, vibra, se estira, tiene el sonido de las cosas simples. Un poco de azúcar, lo necesario. Las emociones flotan, giran en los giros de un año bisiesto. A veces, suenan.

La cantante y compositora Allegra charló con Contarte Cultura para presentar su nuevo disco “Bisiesto”. En esta nota nos cuenta qué cosas la llevaron a transitar el sendero de la música y cuáles son sus proyectos.

—Para comenzar vamos a poner en tus manos un objeto imaginario que te sirva para presentarte. Una cuerda se estira, vibra, produce un sonido, ¿cuál es la primera nota que percibís? ¿Qué nos pueden contar de vos esa cuerda que vibra y la nota que suena?

—La primera nota que percibo es un A abierto y brilloso. La nota fluye como el agua, casi como siento: profundo y brilloso. También te puede hablar de que me siento cómoda en notas agudas, porque soy soprano.

—Y sí seguimos las huellas de esa cuerda, ¿en qué lugar o lugares de tu infancia se encontraría el punto de partida de ese hilo musical que te recorre?

—En algún día de verano allá por mis 10 años, bajando de la cama marinera por la escalerita, cual si fuera estadio de fútbol, con un desodorante en la mano oficiando de micrófono y los peluches sacados, aplaudiendo.

—¿Cómo llevás adelante el proceso creativo de cada canción?

—Lo primero que surge, casi siempre, es la letra. Suelo escribirlo todo por necesidad, y algunos de esos escritos tienen música en mi cabeza. Después viene el proceso de tratar de que afuera se escuche igual que adentro. Otras veces una melodía que escuché por ahí me hace pensar en un sentimiento, y eso es un disparador.

—Antes de lanzarte como solista formaste parte de algunos grupos musicales, ¿qué te dejó esa experiencia?

—Si, participé de muchos grupos y muy variados. Lo que más me resuena como experiencia es precisamente el trabajo en grupo, el aprender a comunicar. Suele ser todo mucho más fácil cuando trabajás en equipo.

—”Único” es un single que formará parte de tu EP “Bisiesto”. Adelantanos algo de ese tema que habla del amor.

—Habla del amor de la forma más honesta posible. Sin edulcorante, pero con mucha azúcar. Lo más alejado del amor romántico que se pueda, pero dejando intacta la ternura. Porque si no hay amor, que no haya nada entonces.

—¿Cómo se gesta la idea de “Bisiesto”?

—Hace unos años tenía la idea de lanzar canciones propias, pero por diversas cuestiones no me animaba. El 2020, justo antes de la pandemia, festejé mi cumpleaños, como cada cuatro años (porque nací un veintinueve de febrero) y tome la decisión de que ese sería el año. Todos sabemos cómo sigue la historia. Pero en año bisiesto me decidí.

—¿De qué manera se entrelazan los temas que formarán parte de este EP? ¿Qué los une?

—Creo que un gran hilo conductor es el hecho de que todos expresan emociones y sensaciones profundas. Hay mucho de mi esencia pisciana en cada uno de ellos.

—¿Cuáles son los proyectos que se vienen para 2022?

—Arranco en febrero lanzando el segundo single. En marzo hacemos presentación en La Trastienda y después, ir mostrando el EP durante el año. Tengo muchísimas ganas de salir a tocar, conectarme con esa adrenalina, y también muchísima manija de que escuchen el resto de los temas.

—¿Dónde se puede escuchar tu música?

—En todas las plataformas digitales. Está el video en mi canal de YouTube también.

Sigue leyendo

Entrevistas

La escritora Graciela del Carmen Vidal presenta “Donde terminan las aguas”, su primera novela

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Hay dos mundos que se rozan en un punto sin distancias. Adentro se desvanece el pasado, sin embargo sigue allí, avanza desde otras tierras, desde otras aguas. Es un retazo de piel en pieles nuevas. La historia se balancea, va y viene como la marea, como el viento que sopla en distintas direcciones. Alguien lucha, da pelea a la tempestad que agita su cuerpo. Entre dos mundos.

Graciela del Carmen Vidal está presentando su primera novela “Dónde terminan las aguas”, editada por El Emporio. El relato se desplaza entre las tierras de Escocia y el virreinato del Río de la Plata en  tiempos de las invasiones inglesas.

Contarte Cultura charló con la escritora cordobesa para conocer los caminos recorridos hasta la publicación de su obra.

—Cuando un escritor narra una historia necesita que sus palabras se conviertan en imágenes, como si fueran fotos en movimiento. Para comenzar esta charla, nos gustaría que nos cuentes cuál sería para vos la imagen que representa la síntesis de tu primera novela “Dónde terminan las aguas”, ¿qué podríamos ver en ella?

—La imagen que representa la síntesis de mi novela es el Castillo Crathes, en Aberdeenshire, Escocia. Conocer ese lugar me transportó a otro tiempo, donde los personajes comenzaron a vivir a mí alrededor y al escribir intento llevar al lector a participar de sus historias. Los gabletes, los tejados, el parque inmenso, el verde por doquier, los árboles añosos en los bosques que lo rodean, los senderos sinuosos, la construcción imponente…

—Y si pensamos en imágenes sería interesante llegar al punto de partida de esta historia, ¿recordás cuándo y cómo se manifestó la primera imagen de la novela?

—Mientras contemplaba el Mar del Norte, a través de la ventana de mi habitación en Aberdeen, imaginé sucesos de otra época, que transcurrieron en esa zona.

—¿De qué manera se funden o complementan la medicina y la escritura en tu día a día?

—La medicina es una disciplina exigente, que insume todas las horas laborales, incluidas las del fin de semana; así lo fue durante muchos años y ahora transita por un sendero acotado para mí. El vuelo del espíritu está en la literatura. Cito a Antón Chejov: “La medicina es mi esposa y la literatura, mi amante”. Ambas conviven en mi presente.

—¿Cómo percibiste los rasgos físicos y psicológicos de tu protagonista Edwin Pack para comenzar a darle vida sobre las páginas?

—Edwin Pack es un militar apegado a su honor más que a su vida. El pasado es un presente en sus días. Sus principios son inquebrantables. Los sentimientos tienen una fuerza intensa en él, pero los sujeta a las circunstancias que le toca vivir.

—Justamente, tu protagonista se mueve entre dos tierras, entre dos amores, como si algo estuviera dividido en su interior, ¿cuáles fueron los elementos geográficos e históricos que te ayudaron a construirlo y qué cosas tuyas, si las hay, te animaste a otorgarle?

—La vida lo lleva a habitar dos orillas del mundo, no existe división o dualismo  en él; en cada época, florecen los sentimientos, según los momentos. Considero que todo escritor vuelca algo de sí mismo en algunos personajes; no es biográfico, sólo surge del interior del narrador cuando uno les da vida.

—Si hacemos foco en esas geografías, ¿qué te gustaría destacar de la creación o recreación de esos escenarios?

—Lo antagónico de los lugares geográficos por donde circula el relato: llevo al lector en un viaje con detalles vivenciales precisos: comidas, vestimenta, costumbres, modos de viajar, climas…

—Un adelanto para los lectores y lectoras: en pocas palabras, ¿qué es lo que representa a las mujeres de Edwin?

Las mujeres en mi novela tienen una fuerza muy grande: sus creencias, sus maneras, sus ideales son tenidos en cuenta como hechos fundamentales en la trama, siempre teniendo en consideración la personalidad de cada una.

—¿Cómo fue el proceso de adentrarte en los documentos históricos y las diversas fuentes bibliográficas que te llevaron a la persona de José de San Martín?

—La investigación histórica centrada en la figura de José de San Martín me llevó a bucear en muchos libros, desde San Martín y la emancipación americana, de Bartolomé Mitre, El Santo de la Espada, de Ricardo Rojas, Maitland y San Martín, de Rodolfo Terragno, San Martín, una biografía política del Libertador, de Beatriz Bragoni, La Argentina, Historia del país y de su gente, de María Sáenz Quesada, Gran Bretaña en la Reina del Plata,de Alina Silveira y novelas históricas como Juanamanuela, mucha mujer, de Martha Mercader, El delicado umbral de la tempestad, de Jorge Castelli, Remedios de Escalada, de Silvia Puente y tantas otras obras. Es un placer investigar… ¡como en medicina!

—¿Terminan las aguas de esta historia?

—Las aguas no terminan en esta historia. Se dibujan en un horizonte. Para citar a Heráclito:Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos”

—Dónde se puede conseguir tu novela?

  • En Córdoba: El Emporio Libros, Mundo Lectura, Rubén Libros, El mundo del libro, Maidana, El Espejo, Librería del Palacio, Quade, Café del alba y Librería del sol. También en estos locales del interior provincial: El Emporio Libros (VAS – Villa Allende), Libre libro (Villa María), Casa del sol (La Falda), Librería Principito (Cosquín), Saber Libros (San Francisco), Distribuidora del Este (San Francisco), Librería Charles (Las Varillas), Librería del Sol (Carlos Paz) y Librería mi tesoro (Bell Ville).
  • En Buenos Aires: Witches Books y Laberinto, como así también en todas las sucursales de Cúspide (Village Recoleta, Village Caballito, Cabildo, Santa Fe, Corrientes, Suipacha, Cinema City, Scalabrini Ortiz, Avda. de Mayo y Rivadavia). A esta lista se le suman las sedes que la cadena tiene en Gran Buenos Aires (Village Pilar, Martínez, San Miguel, Ramos Mejía, San Isidro, La Plata, Moreno Shopping y Luján), en Rosario, Santa Fe, Córdoba, Mendoza, San Juan, San Luís, Tucumán, Santiago del Estero y Salta.
  • Otras provincias y ciudades: Klaxika (Paraná), Libros de la arena (Mar del Plata), Alicia Libros (Santa Fe), Faber Libros (Rafaela, Santa Fe), Bahía Libros (Bahía Blanca), Paloma Libros y Pluma y Papel (ambas en Sunchales, Santa Fe), Fundación Ros (Rosario), Antü Libros (Mendoza) y Homo Sapiens (Rosario).
Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2019-79370965 Edición Nº