Conéctate con nosotros

Entrevistas

Emilce Brusa: “Todas las historias pueden ser contadas, no hay límites para la narración oral escénica”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Desde el centro de cada cuento ascienden palabras que escriben otras formas sobre el aire de la imaginación, palabras que se vuelven etéreas, brillantes, con música propia. En ese instante sucede la magia, justo cuando alguien las pinta con su voz para convertirlas en una historia nueva.

Emilce Brusa es docente y narradora oral escénica, desde el año 2010 vive la experiencia de contar, de convertir el texto escrito en palabras livianas, que flotan y sostienen la geografía de aquellas historias que merecen ser narradas.

ContArte Cultura mantuvo con ella una charla virtual para entrar en ese universo de historias que nos definen y nos terminan perteneciendo.

—Para comenzar esta entrevista nos gustaría que eligieras un cuento breve que te represente y que, si tenés ganas, nos mandes un audio/video con tu narración.
—“El tango de Juana” es un cuento de mi autoría y creo que me representa en algún sentido por ese personaje: Juana. Una soñadora que cree fervientemente en que todo puede hacerse realidad con esfuerzo, con esperanza, con pasión y sobre todo con amor.

—————————————

—¿De qué manera se despertó en vos el deseo de contar historias?
—Durante mucho tiempo narré cuentos como docente del nivel inicial. Siempre cuento la anécdota de cómo empecé, el hito que me llevó al mundo de la narración oral escénica. Yo era directora provisional de un jardín de infantes designada en un mes de junio. Un jardín grande donde los días de actos escolares era terrible, porque se juntaba mucha gente, los chicos se agotaban de ver participar a todas las salas, un caos… pero como yo era nueva no podía hacer cambios, observaba y aprendía a conocer a esa comunidad educativa. Así transcurrimos ese año, hasta llegar a las fiestas de fin de ciclo. El último miércoles invitamos a los egresados con sus familias, colocamos una tarima para ubicar a los niños y salió hermoso. Al otro día, jueves, era la fiesta de los nenes de 3 y 4 años, que habían preparado una murga, y sólo faltaba el viernes, último día del ciclo lectivo y para el que por tercera vez estaban citadas las familias y sólo quedaban mis palabras de despedida y el cambio de banderas de los nenes de 5 a los de 4. Antes de ir ese día al jardín yo pensaba “algo tengo que hacer” y se me ocurrió narrar un cuento de tradición oral y pedirles a las maestras que lo dramatizaran sobre la tarima, la que justamente estaba en el salón de actos. Por suerte las docentes se animaron y en ese acto se logró lo que nunca se había logrado: la atención y un silencio admirable tanto de niños como de adultos. Luego vinieron las felicitaciones y entonces pensé, si con este cuento que les conté muchas veces a mis alumnos logré ésto, ¡tengo que estudiar! Durante esas vacaciones estuve buscando dónde hacerlo y en marzo del 2009 comencé a tomar talleres con el profesor Claudio Ledesma, no paré más y vinieron muchos más talleres. Comencé también a narrar para adolescentes y adultos, además de hacerlo para niños, que son mi público favorito y el que me resulta más honesto, ya que si no les gusta se paran y se van (risas). Y así, el destino hizo que hoy sea mi principal profesión y puedo decir que vivo de los cuentos, de contar cuentos.

—¿Cómo lográs encontrar el peso, las formas o los colores de las palabras que delimitan la geografía de cada cuento?
—Se logra encontrar esos elementos cuando se cuenta lo que te atraviesa, lo que te conmueve, lo que te divierte, lo que te mueve, y sobre todo cuando encontrás buenas historias, esos cuentos que cuando los lees no podés guardarlos para vos sola y tenés que contárselos a otros, se te escapan solos. Esas historias que llegás a creerlas verdaderas.

—¿Existen técnicas para apropiarse de los textos de otros autores y adaptarlos a la oralidad?
—Sí, hay muchas técnicas para apropiarse de esas historias, aunque siempre hay que adaptarlas a la oralidad, porque son dos lenguajes distintos y cada uno tiene sus particularidades y reglas. Nunca se estudia un cuento de memoria, sino que hay mucho trabajo de mesa, de adaptación del texto antes de presentarlos en los espectáculos.

—¿Cuál es tu experiencia a la hora de tomar las imágenes que emergen de un cuento para secuenciarlas en un relato oral?
—Mi experiencia es ver el cuento como si fuera una película, la cual se va proyectando con sus escenas, pero que son pura acción para que la historia avance, no aburra al que esté escuchando y que esa persona pueda formar sus propias imágenes del relato. Además, es importante y necesario armar una especie de partitura para darle matices a la voz que cuenta.

—¿Cuál es el principal objetivo de un narrador oral escénico?
—Sin dudas lograr la comunicación con el público. Que quien te acompañe en ese momento disfrute tanto como vos de esa historia. Que después de la función se vaya pensando en esos personajes, en esos mundos, y que si tiene ganas de volver a ellos sepa que puede ir al libro y encontrar ese cuento en una librería, en una biblioteca o pedírselo a algún amigo para poder leerlo, para revivirlo, pero ya en la intimidad de la lectura. Es por eso que siempre después de la función o durante las mismas, no nos olvidamos de decir el nombre del cuento y su autor, aclarando que es la versión oral del mismo.

—¿Y cómo vivís la narración de tus propios cuentos?
—Hace poquito que me animé a escribir mis propias historias, sobre todo para narrarlas al público adulto, y lo vivo como cualquier otro cuento. Siento como si esos personajes fueran de carne y hueso, a los que les pasan cosas como a todos los humanos y ahí encuentro sus sentimientos, sus alegrías, sus tristezas, sus vidas.

—¿Dónde entendés que nacen las historias que merecen ser contadas?
—Todas las historias pueden ser contadas, no hay límites para la narración oral escénica. No sólo se pueden contar las obras literarias, también se pueden contar películas, una anécdota y hasta se puede narrar la vida misma, esas vidas que si no se cuentan se pierden. Por ejemplo, los tiempos de nuestros abuelos y abuelas, esas voces que por su época atravesaron el horror de la guerra o la inmigración, y por esas circunstancias estuvieron silenciadas. La narración oral puede ponerles voz a muchas historias.

—¿Cuáles son los proyectos que tenés para este año?
—Este año tengo varios proyectos porque estoy de festejo: 10 años de cuentos, mi 10° Aniversario como narradora. Uno es dar a conocer mi página web, que está a punto de nacer, y desde ese sitio ofrecer diferentes cursos online sobre cómo aprender a narrar y sobre mediación lectora. Los demás proyectos estarán saliendo una vez que pase la cuarentena, cuando superemos esto que estamos viviendo. De todas formas, siempre hay proyectos que emergen de las dificultades y este momento no es una excepción. Teniendo en cuenta que la emergencia sanitaria hace que todos nos tengamos que quedar en casa, se me ocurrió ofrecer por mi cuenta de Instagram (@emilcebrusa) todos los martes a las 19, y hasta nuevo aviso, una mini función en vivo de cuentos para niños y sus familias a la que llamo “Ratito de cuentos Online”. Elegí este lugar para encontrarnos porque es lo más parecido a una función de cuentos. A pesar de no verlos sé que están del otro lado y el que después de 24 horas la historia desaparezca las asemeja más a las funciones con público presente. Son igual de efímeras: empiezan y terminan en un tiempo determinado. En el inicio del ciclo me llevé una grata sorpresa, porque después del vivo, la gente comenzó a contarme lo que pasaba en sus casas, con niños que contestaban a mis preguntas, pedidos relacionados a los cuentos narrados y hasta una mamá que me mandó un audio donde su hija me contaba y enumeraba a todos sus amigos que iba a invitar para el próximo martes. Estoy muy contenta de poder sumar mi granito de arena en estos tiempos difíciles. Espero que luego que esto pase, pueda seguir visitando escuelas, centros culturales y bibliotecas con mis funciones de cuentos. Espero comenzar los seminarios/taller de narración oral presenciales. Y también poder participar en varios encuentros y festivales de narración oral que me han invitado para este año.

—Un deseo que quieras compartir con nosotros.
—Que esta pandemia que nos toca vivir pase lo más rápido que se pueda y el resultado sea con la menor cantidad de víctimas. Que nos sirva de gran aprendizaje, donde cada uno logre ser más solidario, más responsable, más humano. Darnos cuenta que nos necesitamos unos a otros para salir adelante. Que de esta manera nuestras vidas puedan volver a la cotidianidad y que después de todo esto se puedan contar buenas historias.

Sigue leyendo
1 comentario

1 comentario

  1. Norma fernandez

    25/03/2020 a 09:39

    Excelente !!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrevistas

Ignacio Mamonde y un paseo por “Ecosistema”, nueva obra en formato EP de Entre Puertas Producciones

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Los seres se deslizan con prudencia. Cada uno en su nicho, observa, mide, toma distancia. ¿Cuándo es momento del vuelo? ¿En qué madrigueras se proyecta el plan perfecto? ¿En qué capullos sucede la mariposa? ¿Quién olfatea a quién en el gran ecosistema de la vida? ¿Quién es la presa y quién el predador?

“Ecosistema, presa o predador”, la nueva propuesta de Entre Puertas Producciones, es una invitación a recorrer el gran ecosistema de la vida. Cuatro relatos cortos y simultáneos desatan las preguntas que sobrevuelan  cada escenario y marcan el ritmo de las distintas obras.

Ignacio Mamonde, director general de este proyecto, charló con ContArte Cultura para invitarnos a recorrer los senderos que trazan cada una de las propuestas.

Ignacio Mamonde

—Para comenzar, si pudiéramos abrir una puerta imaginaria hacia el gran ecosistema que reúne los cuatro relatos de la nueva propuesta de Entre Puertas, ¿qué elementos simbólicos de las escenografías permitirían conectar estos relatos?

—Principalmente hay simpleza, los pocos elementos contundentes dentro la escena, lo justo y necesario. De eso se trata incluso la esencia de Entre Puertas. De buscar algo representativo y único para cada obra, pero que a su vez deje una sensación de vaciamiento. En Entre Puertas, más que hablar de escenografía e iluminación, preferimos referirnos a dispositivos escenográficos y lumínicos, aparatejos que se resignifican con la utilización del actuante.

—Los distintos seres del mundo animal que habitan detrás de cada puerta ponen en movimiento una historia, ¿cuál es el motor principal de “El perfecto plan de la comadreja” y qué te gustaría destacar de ese ecosistema?

—Sin dudas es la ceguera, la ausencia de luz, la oscuridad. Lo que para mí fue más atractivo del personaje era pensarlo como un ser perdido en su melancolía y quedó atrapado en un limbo entre dos amores. 

—¿Qué palabra usarías para sintetizar el ritmo y la temática de “La vida de la mariposa”?

—Es difícil sintetizar en una palabra porque justamente ésta, de las cuatro, es la que más te lleva por diferentes lugares. Así que si tuviera que hacerlo, paradójicamente, elegiría la palabra “Camaleónica”.

—¿Qué es lo que caracteriza al hábitat de “Curiosidades sobre las aves”?

—Intimista, pequeño, hogareño. Los baños muchas veces nos representan eso, nuestro lugar en el mundo.

—¿Y cuáles serían para vos los aspectos más destacados de “Lecciones de un Sabueso”?

—Lo más destacable de Lecciones de un Sabueso, y reconozco que es algo meritorio para Camila, quien encarna el personaje de Nadie, es el nivel de contacto con el público. No titubea un segundo. 

—En esa simultaneidad que permite la existencia de los protagonistas en cada ficción, ¿qué hilos invisibles podrían reunir a los cuatro personajes principales?

—Qué difícil esta pregunta, corro el riesgo de spoilearles algo, mejor invito a que vengan a descubrir justamente eso. La experiencia se trata precisamente de eso: encontrar aquellas cosas que unen a estos personajes tan distintos entre sí. Pero si la duda persiste, les puedo dar una pista: Rafaela Carrá

—¿De qué manera surge la dramaturgia de estas obras y cómo la llevaron adelante?

—Estás dramaturgias son obra de la genia de Carla Pontini Vázquez. Hace rato que tenía ganas de incorporar a EP nuevas y nuevos dramaturgos y un ciclo específico de unipersonales. Lo loco es que no tuve que buscar demasiado, con Carli somos como hermanos e hicimos teatro desde pequeños. Un día, a principios del 2022, se me acercó y me dijo “tengo un monologuito” (todavía me acuerdo estar leyéndolo con mi celu en la cocina y que se me ponga la piel de gallina). La cosa fue creciendo y un día me trajo toda una nueva Experiencia EP. 

—¿Dónde y cuándo se puede ser parte de Ecosistema, presa o predador?

—Estaremos el viernes 30 de septiembre o los viernes de octubre a las 21.30 en el Centro Cultural Alborada, de calle 58 entre 10 y 11 de La Plata. Toda la información, así como la boletería, están en nuestras redes sociales: @entrepuertasproducciones

Sigue leyendo

Entrevistas

Toto Yulelé: “Cuando siento que una canción no está terminada, intento darle tiempo hasta que madure dentro de mí”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

La casa suspira, pronuncia las palabras justas, se repliega en las voces que guardan sus ladrillos. Hay una melodía que nace en la intersección de dos silencios, ahí donde las raíces crecen una y otra vez, vibran dentro de cada espacio, entre luces y sombras proyectan los versos, las letras cementadas en la oscuridad de los rincones.

El músico uruguayo Toto Yulelé está presentando su tercer álbum “Una casa”, editado por el sello Los años luz.

La cita será el 1 de octubre en Café Vinilo, para llevar adelante un concierto en formato trío con músicos y músicas invitados.

ContArte Cultura charló con el cantante para conocer los pasos que fue dando para llegar a la concreción de su última obra.

—Comencemos esta charla haciendo un recorrido imaginario por la casa que se convirtió en el punto de partida de tu último álbum “Una casa”. Si pudieras elegir una canción que resuma la emocionalidad de ese hábitat convertido en disco, ¿cuál sería y por qué?

—Creo que en este momento la canción que mejor representa la emocionalidad del disco es el track 3, “Sobrevivimos, suerte empila”, ya que recorre un espectro sonoro bastante amplio y a nivel letrístico de alguna manera toca todas las aristas principales que atraviesan la narrativa del disco. Pero digo “en este momento” ya que siento que todas las canciones podrían representar el espíritu del disco, cada una desde su lugar. Es como entrar a una casa, que cada cuarto es diferente pero todos tienen una misma esencia, y todos cumplen una función.

—El 1 de octubre estarás presentando en Café Vinilo esta obra. Será a través de un concierto en formato trío que te permitirá ir mostrando la esencia del álbum ¿cuáles serán los hilos conductores de ese show?

—Este show tiene la particularidad de que, al ser la presentación del disco, vamos a tocar todas las canciones del mismo en este formato más reducido y más cercano a la forma en que fueron compuestas. También es la primera vez que voy a poder tocar las canciones de los discos anteriores en este formato aquí en Argentina. El show va a ser un paseo por toda la discografía y el hilo conductor siempre son las canciones.

—¿Quiénes son los músicos que te acompañarán ese día?

—Estarán Iter Mansilla en guitarra eléctrica y Nicolás Soarez Netto en percusión. Ambos son músicos que admiro mucho por su sensibilidad y su forma de abordar la música desde un lugar muy emocional y profesional. También me van a acompañar Julián Rossini como invitado en piano, y Gonzalo Palmarín en guitarras. Habrá invitados sorpresa de ambas orillas del Río de la Plata y la apertura estará a cargo de la cantautora uruguaya Clarisa Roldán.

—¿De qué manera llevaste adelante el proceso creativo de las canciones que fueron surgiendo durante el período de cuarentena?

—Algunas canciones surgieron en ese período y otras ya las venía trabajando desde antes, pero todas fueron terminadas durante la pandemia, y eso las agrupó espontáneamente. Algunos temas los hice en un par de horas y otros los estuve trabajando durante más de tres años. La verdad, cuando siento que una canción no está terminada, intento darle tiempo hasta que madure dentro de mí. Ese tiempo puede ser muy variable, pueden ser días, meses o años. Pero cuando llegan las palabras y las melodías que la canción necesita, te das cuenta al toque.

—¿Y cómo se fueron ensamblando hasta convertirse en el disco editado por el sello Los años luz?

—Fue un proceso de mucha exploración, en mi casa, tocando mucho y probando cosas. Grabar en mi casa me dio la posibilidad de explorar sin límites de tiempo. Me gusta mucho trabajar de noche. A veces en cualquier momento del día se me ocurría algo y podía ir a grabarlo ahí mismo, dejar la idea plasmada.

—¿Cuáles son los instrumentos que marcan la sonoridad de esa casa construida por hilos de música?

—Las guitarras eléctricas están muy presentes y ocupan un lugar importante en el disco. En la mayoría de las canciones tienen un formato de banda de rock, guitarras, bajo y batería, pero también hay una presencia importante de la percusión, por ejemplo en “Re Abierto” y “soy un Ñery”, que son dos candombes. Es un disco que se caracteriza por la construcción de climas y por la presencia de las voces y las letras como eje, a partir del cuál se organiza todo lo demás.

—En ese viaje hacia adentro de la casa y de vos mismo, ¿creés que quedaron temas pendientes que podrían convertirse en futuras canciones?

—Sí, siempre quedan temas pendientes. Me gusta mucho escribir sobre lo que veo y lo que pienso, y eso es un recurso inagotable que siempre está en movimiento. Además, durante la grabación del disco fui componiendo otras canciones que inevitablemente fueron atravesadas por ese proceso. A veces siento que las canciones son atemporales o que se rigen por las leyes de otro tiempo, no el de los calendarios y los relojes.

—Mirando hacia atrás, ¿qué cosas tienen en común tus tres discos y qué los diferencia?

—Los tres tienen sonoridades diferentes y fueron grabados de formas diversas. Creo que representan fielmente cada momento de mi vida y las circunstancias que me atravesaban en cada uno de esos tiempos. Lo que tienen en común creo que es la búsqueda, siempre apuntando a ir construyendo y encontrando una forma de decir propia. En todos mis discos las letras de las canciones son lo más importante y lo que más trabajo. Entiendo que de alguna manera eso une toda mi discografía.

—¿Y hay nuevos proyectos en camino?

—Hay un grupo de canciones nuevas en las que ya estoy trabajando para el año próximo, pero aún es bastante incierto qué rumbo van a tomar. Aún estoy en la etapa de composición y ya empezando a hacer algunas maquetas para ver hacia dónde me disparan musicalmente. El objetivo es poder sacar un nuevo disco en el 2023, pero eso lo van a decidir las canciones y no yo.

—¿Dónde se pueden comprar las entradas para el concierto del 1 de octubre?

—Las entradas se compran a través de la página  Alternativa Teatral, en este link: https://publico.alternativateatral.com/entradas80512-toto-yulele-presenta-una-casa?o=14

Sigue leyendo

Entrevistas

Marta Vigo: “Si uno se pone a mirar, todos los objetos tienen una segunda oportunidad”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Las palabras del planeta llegan como un eco. No hay más tiempo. Habla la tierra, gritan los bosques y lloran los mares. El paisaje está roto, cada uno de sus fragmentos busca un nuevo equilibrio.

Y porque cada uno de nosotros es ese fragmento que necesita del otro, es momento de reparar.

Es por eso que Marta Vigo y Agustina Gallo pusieron manos a la obra y decidieron hacer su pequeño aporte a este gran cambio que deberíamos dar para comprometernos con nuestros ambientes.

Movilizadas por ese espíritu de preservar cada recurso, se hacen eco de las palabras del planeta y convierten lo aparentemente desechable en piezas de decoración. 

Es a través de su programa “No lo tires”, una serie de 8 episodios que va por Más Chic TV, que llevan adelante su magia de transformar para preservar. Porque nada se tira, todo se transforma.

En diálogo con Contarte Cultura, Marta Vigo cuenta cómo trabajan para lograr esa metamorfosis de los objetos y lograr que permanezcan.

Marta Vigo

—Vamos a comenzar esta charla con un juego de presentación. Si pudieran elegir un objeto que las ayude a contarnos algo de ustedes, ¿cuál elegirían y por qué?

—La verdad si yo te tuviera que hablar de un objeto y de uno solo, te diría un pincel. Porque sin un pincel no podría hacer prácticamente nada de lo que hago; amo los colores, amo la pintura, amo las técnicas que se pueden lograr con un pincel. Si uno lo utiliza creativamente tiene millones de usos y millones de técnicas que se pueden hacer. La reforma que se logra, la intervención que se puede hacer con los objetos es increíble. Así que si, definitivamente lo que no puede faltar es un pincel.

—Y ya que hablamos de objetos, no podemos dejar de mencionar la materialidad que les da forma, su esencia, ¿En qué momento despertó en ustedes el deseo de reutilizar para preservar esa esencia?

—Si hablamos de momentos, yo te diría que desde siempre. Yo fui a una escuela con orientación pedagógica y así que, como buena inclinación docente, nos enseñaban manualidades entre muchísimas otras cosas. Y ahí aprendimos el comienzo del reciclado con pequeños objetos. Pasado el tiempo uno empezó a ver que en todas las formas, en los envases, en las características de las cosas hay de todo y quizás no todo el mundo lo pueda ver, pero siempre hay una segunda vuelta y todo te da ideas que surgen solas desde esas mismas formas. En este punto, tal vez sea el plástico el más inspirador, porque tiene millones de formas diferentes, porque es muy dúctil y se puede trabajar con calor, con tijeras, con pegamentos, con pinturas… y así logramos sacarlo de circulación por un momento más largo, reutilizarlo y que lograr no contaminar tanto.

—Sin dudas, en cada casa hay rincones que se destacan, espacios reservados para un detalle que invita a mirar o a despertar un recuerdo. ¿Qué cosas tienen en cuenta a la hora de crear esos rincones o espacios con objetos reciclados? ¿De qué manera surgen las ideas que las llevan a transformar para preservar?

—¡Mi casa está llena de esos rincones! Es más, creo que no tengo nada que sea comprado adrede, creo que solo los sillones del living y nada más. El resto de los muebles vinieron de mis abuelas, que están restaurados como vajilla antigua. Justamente ahora estoy sentada mirando a mi alrededor y no hay nada que no haya tenido más de una oportunidad y que las haya cambiado una, dos y hasta tres veces. En mi casa todos los rincones son así, hasta mi propia habitación, que solo la cama mandé hacer porque quería una especial. Todo lo demás que estoy mirando es reutilizado. Tengo en las paredes apliques antiguos que eran de mi abuela, de una lámpara. No hay rincón que quede sin intervenir.

—¿Creen que todo lo que nos rodea tiene una segunda oportunidad? ¿Cómo es el proceso que llevan adelante para concederle esa segunda oportunidad a todo aquello que parecería descartable?

—El proceso para darle una segunda oportunidad a un objeto o una cosa es mirarlo con cariño y observar su forma. La mayoría de las cosas pueden tener esa segunda oportunidad. El tema es saber mirar, saber buscar, saber consultar. Si uno se pone a mirar, desde una tela hasta unos hilos o plásticos, todos tienen una segunda oportunidad. Recién cuando el objeto está muy destruido, uno tiene que ir viendo de tirarlo a la basura, pero saber bien a qué tipo de basura pertenece y qué tipo de tratamiento debe tener. Cuando uno trabaja de esto deja de mirar el mundo tal cual es. Normalmente uno pasa corriendo por el mundo y deja de mirar las cosas, en nuestro caso es al revés, vamos por la calle mirándolo todo.

—¿Cuáles son los materiales más amigables para convertirse en piezas de decoración?

—Sin dudas, y como ya comenté anteriormente, los materiales más amigables son los plásticos, que dan para mucho porque hasta se puede cambiar su forma. También la madera, que muchas veces la gente usa para hacer asado, es utilizable. En este caso, si bien no es un material contaminante, si tenemos que pensar que estamos destruyendo árboles. Entre estos materiales amigables también podemos nombrar los objetos de goma, las telas viejas, los hilos.

—“No lo tires”, la serie de ocho episodios en la que invitan a ese proceso de metamorfosis de lo cotidiano, puede verse por Más Chic TV, ¿qué les gustaría destacar de ese espacio que comparten?

—Te cuento, el programa que hicimos “Fiesta en Casa” y “Redecora con tus Manos” también teníamos el tema del reciclado, pero creo que lo que más destaco de “No Lo Tires” es que busca concientizar a la gente. Y eso está muy bueno, porque como comentaba hay mucha gente que va demasiado rápido, no mira nada y todo lo tira. Es un poquito enseñarles a frenar, mirar y ver que las cosas se pueden reutilizar. Volviendo al programa, me pareció que desde lo ameno se pueden hacer cosas lindas, porque tampoco proponemos trabajos forzado complicados. Hacemos trabajos sencillos para que toda la gente se anime a hacerlos, porque todo tiene un comienzo. La idea es que empiecen con algo sencillo y después se vayan atreviendo a cosas más importantes. En lo personal, me encantó trabajar en este programa por el contenido, porque todo es cuestión de concientizar, esa es la idea. Particularmente a los niños les hace bien, porque no solo aprenden a reciclar y a reutilizar las cosas, sino que también los aparta un poco de las computadoras, los saca de tanta tecnología y los invita a que vean en los objetos otras formas. Puede ser que construyan una mesita o un muñequito, no importa si es útil o no lo que viene después. Esta bueno el proceso de creatividad y de ver en una formita diferente algo que te pueda servir o que puedas recrear. La idea del programa es esa y creo que está funcionando. Me encantó hacerlos porque obviamente hay tela para rato en esto mientras haya cosas dando vueltas por la calle.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2019-79370965 Edición Nº