Historias reflejadas: “El viaje”

El viaje

Los recuerdos rodaban sobre el contorno de su cuerpo y hacían equilibrio en la cornisa de su memoria. Desde allí, se habían arrojado al vacío para emerger desde el suelo como fantasmas que aseguraban la libertad.

El viaje había comenzado, justo en el punto donde su existencia se había estrellado contra el piso. Entre los escombros, flotaban preguntas. Sus partes fragmentadas buscaban las respuestas, querían olvidar para empezar a recordar.

Tenía que huir, escaparse por ese agujero del tiempo. Necesitaba expandirse, arribar al otro lado de las cosas, donde no había horas ni formas, porque lo importante era disfrutar el recorrido.

En ese espacio infinito, en el que la eternidad reunía cada trozo de su vida, pudo, por fin, encontrar las palabras. Desde algún repliegue de su memoria asomaron temerosas para arrastrar el pasado, exactamente desde el sitio en el que ellas permanecían olvidadas.

Se había escapado en un largo sueño, donde todavía podía permanecer escondido, y sin embargo había regresado más liviano, como si los fantasmas hubieran desaparecido. Como si él mismo se hubiera convertido en un fantasma que había recuperado sus sueños.

Andrea Viveca Sanz

Se reflejan en esta historia las siguientes novelas: “La pregunta de mi madre”, de Luis Mey; “El suplente”, de Marcelo Birmajer; “La casa y el viento”, de Héctor Tizón; y “Los fantasmas”, de César Aira.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*