“Mi amigo el mar”, el libro de Magela Demarco

Fue quizás el mismo mar el que en uno de sus vaivenes le trajo un libro, o al menos las ideas que tiempo después le darían forma. Así nos cuenta la periodista y escritora Magela Demarco la experiencia vivida con su hijo de tres años en las playas de Villa Gesell, que despertó su necesidad de escribir una historia para chicos.

“El mar está vivo, lleva y trae cosas”, reflexiona Demarco al recordar los orígenes de “Mi amigo el Mar”, su último libro, publicado por la editorial La Brujita de Papel con ilustraciones de Caru Grossi.

Magela recordó que aquella tarde en Gesell, las aguas, de una voracidad inexplicable para un niño, se llevaron el autito de juguete de su hijo Tobías, lo que le despertó la necesidad de escribir acerca del desapego, de aceptar las pérdidas y abrirse a recibir cosas nuevas.

“El mar está vivo y a veces hace cosas… como quitar y devolver, alejar y acercar, y por supuesto, revolcarnos. Una historia llena de espuma, arena en los cachetes, amor y olas, muchas olas.”

“En lo profundo, quería que él pudiera entender antes que yo estas cuestiones del desapego, de no aferrarse estáticamente a las cosas, porque la vida es movimiento. Es un fluir constante. Y hay que aprender a ser más flexibles”, sostuvo Magela Demarco, quien además contó que “también hicimos el ejercicio con los castillos de arena, que están para romperse”.

Sobre la obra de Demarco reflexionó el psicólogo y artista Mario Córdoba: “Desde lo inconsciente, Dionisos, Neptuno, dioses latentes del éxtasis de la co-creación con lo diferente y su fuente infinita en la vida marina, nos recuerdan con sus cantos que el vivir no es un estático círculo cerrado de acumulaciones sino, como las olas del mar, parece más bien una espiral, abierta de neblinas y espuma, viajando en los fértiles y oscilantes ciclos del incesante acontecer. En una cultura donde hemos hecho de la acumulación nuestro dios, el relato rescata que al igual que el mar, el sabio vaivén de la Vida, amistosamente y a su tiempo, llevará y traerá lo que sea, donde sea necesario. Permitirnos recordar esto no es poco”.

La escritora

Magela Demarco nació en 1976. Su infancia transcurrió entre Zárate, Campana y la Ciudad de Buenos Aires.

Es periodista y comunicadora. Trabajó para el diario Clarín, el Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Banco Internacional de Desarrollo (BID). También en revistas y fundaciones internacionales, profundizando en temáticas como violencia familiar, educación, salud y medio ambiente.

“Mi amigo el mar”, su última obra, está esperando con sus olas amistosas a quienes deseen sumergirse dentro de sus páginas.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*