Conéctate con nosotros

Muestras/Exposiciones/Festivales

Suman arte argentino a las muestras del museo Reina Sofía de España

Publicado

el

Por Mercedes Ezquiaga (*)

El Museo Reina Sofía, el más visitado de España, incorporará un significativo número de obras argentinas de artistas como Marta Minujín, Roberto Jacoby y Oscar Masotta a su colección permanente, que está siendo reordenada desde una mirada “decolonizada” y que presenta al arte de América Latina como “el más radical y de vanguardia del mundo occidental de los años 60”, dijo a la agencia de noticias Télam Rosario Periró, jefa de Colección del museo madrileño.

“Los enemigos de la poesía. Resistencias en América Latina” se titula el flamante núcleo de obras, desplegado en diez salas del primer piso de la institución -que tiene entre sus imperdibles al “Guernica” de Picasso- y que se incorpora como parte del nuevo recorrido del museo que plantea ahora un ambicioso plan de reordenamiento con la inclusión de este sector que recorre el arte de Latinoamérica entre 1964 y 1987.

“Es la primera vez que exponemos el fruto de casi diez años de trabajo y entre las últimas adquisiciones hay muchas de arte argentino, seguramente nunca antes hubo tantas, de artistas que realizaron una investigación a través del cuerpo, pero también de la poesía, la retícula, la fotografía, la gráfica, donde la idea del espacio es fundamental porque es el centro de experimentación: un lugar ocupado y pues como tal, un lugar político”, explicó Periró.

Se trata, en su mayoría, de obras nunca antes expuestas, con nombres como Marta Minujín, Roberto Jacoby, Edgardo Vigo, Horacio Zabala, David Lamelas y Oscar Masotta, entre muchos otros, adquiridas en los últimos ocho años o donadas por los coleccionistas Jorge M. Pérez, Patricia Phelps de Cisneros, Silvia Gold y Hugo Sigman, entre otros.

“No llegamos a América latina como una región de excepción, o como un caso de estudio que no va más allá de su propia geografía. Al contrario, la incluimos como un debate más en la órbita del pensamiento del arte de fines de 60 en el mundo. Y la alternativa de lo que ofrecen algunos países latinoamericanos, como Argentina o Brasil, es la más radical y de vanguardia del mundo occidental”, añadió la responsable de Colección del Reina Sofía.

De forma cronológica, aunque con ciertas sincronías puntuales, el recorrido aborda la realidad de América Latina como un concepto complejo, amplio, plural y diverso, que abarca una gran cantidad de países, cada uno con sus particularidades, con sus rasgos autóctonos y en el que la idea de lugar está por encima de la de mapa.

“Una de las cosas más destacadas de ese momento es que los artistas trabajan en conjunto, en diálogo, asociados, y eso ha sido difícil de repetir, esa manera de trabajar que tiene que ver con la investigación en grupos, con lo colectivo, con el aprendizaje mutuo. Una época que no destaca artistas específicos sino trabajos conjuntos, experimentaciones conjuntas de los artistas”, explicó Periró.

Se pueden ver distribuidas en diez salas más de 100 obras, en formatos tradicionales como pintura, escultura o fotografía, pero también la experimentación de nuevos lenguajes como la apropiación de los nuevos medios y de las tecnologías de comunicación de masas; la utilización del cuerpo como herramienta de expresión y crítica social; la intervención en la esfera pública, el cuestionamiento del sistema del arte y de las instituciones, y la redefinición del papel del espectador.

Tal como destaca el director del museo, el español Manuel Borja-Villel, en este nuevo recorrido se ve “la importancia de entender que incluso el propio término Latinoamérica es un término europeo. Y de ahí la necesidad de descolonizar, de cambiar nuestra mirada, de replantear el territorio, redefinir en qué consiste Latinoamérica. No hay una sino muchas Latinoaméricas y ese es un concepto eurocéntrico que hay que decolonizar”.

En referencia a esta idea, agregó Periró: “Actualmente, el pensamiento decolonial está caracterizando no solo al arte sino al pensamiento social, político y transformador del momento en el que vivimos. Ha hecho pensar muchas cosas respecto al colonialismo y sus violencias, Un pensamiento crítico en el que nos estamos moviendo aunque viene de antes de la pandemia”.

La idea central de la muestra apunta a que las transformaciones políticas de la época y la aparición de nuevas prácticas artísticas, como el arte correo, favorecieron una serie de intercambios transcendentales para el devenir del arte contemporáneo.

Además de instalaciones, obras efímeras, de arte postal, vídeos, registros de performance y acciones, las salas reúnen una amplia muestra de escritos, revistas, periódicos, cuadernos y todo tipo de documentos procedentes del fondo de la Biblioteca y Centro de Documentación del Museo, que dan soporte al discurso expositivo.

Una de las salas ha sido bautizada “Argentina y Mayo del 68”, dedicada al contexto argentino, pero muy relacionado también con sus países vecinos y con España, que presenta a artistas imbuidos por el espíritu de mayo del 68.

Esa época coincide con el régimen del militar Juan Carlos Onganía, una “dictablanda” -señalan desde el museo en el comunicado- que permitía a los creadores trabajar, pero cuya práctica empezó, poco a poco, a chocar con la oficialidad.

Se trata de artistas vinculados principalmente con dos instituciones: el Instituto Di Tella y el Centro de Arte y Comunicación en Argentina (CAyC) de Buenos Aires, cuyo promotor fue Jorge Glusberg (Argentina, 1932 – 2012), centros neurálgicos muy semejantes por su actividad a la citada Universidad de Mayagüez en Puerto Rico, comparan.

Ambas instituciones no oficiales fueron lugares de experimentación fundamentales para avanzar en prácticas basadas en lo procesual, la experimentación y el uso de la fotografía también como medio de registro de acciones y performances.

Los trabajos de estos artistas son obras que sin renunciar a esa carga de experimentación artística caminan también hacia un mayor compromiso social, que va creciendo a lo largo de la década, como puede observarse en “Contempla y vota”, de Edgardo Vigo (Argentina, 1928-1997) o en “Mensaje en el Di Tella” de Roberto Jacoby (1944) una obra presentada en el Instituto Di Tella y formada por un cartel-manifiesto y un teletipo que, conectado con la agencia France-Presse, recibía en tiempo real noticias acerca de los acontecimientos de Mayo del 68.

Otra de las piezas que el público podrá ver en esta zona es el colchón “Amor a primera vista”, de Marta Minujín (1943), una donación realizada por Jorge Pérez en 2020 a la Fundación del Museo que refuerza la presencia de esta artista en la Colección.

Otra sala, dedicada al “Arte postal y multimedia” aborda otra institución relevante por su papel dinamizador en América Latina: el Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad de São Paulo (MAC-USP), cuyo primer director, desde 1963 a 1978, Walter Zanini, promovió el intercambio, entre otras instituciones, con el CAyC argentino.

En esta zona se muestra también el trabajo de artistas como el argentino Horacio Zabala, que con su “Anteproyecto de cárceles” reflexiona sobre la idea del aislamiento del artista en la sociedad, así como sobre los mecanismos de disciplina y control establecidos por los estados.

Las prácticas artísticas desarrolladas en Latinoamérica entre las décadas de los 60 y los 80, como eje del nuevo reordenamiento de la colección, incluye también la psicodelia de la Tropicália brasileña, tomando como referencia la obra Tropicalia de Hélio Oiticica (1937-1980).

Además, se muestran obras de los venezolanos Jesús Soto (1923-2005) y Gego (1912-1994), que trabajan con arte cinético, de los chileno Juan Downey (1940-1993) y Roberto Matta (1911-2002), de la brasileña Anna Bella Geiger (1933) y del uruguayo Luis Camnitzer (1937).

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario. Acceso

Deja una respuesta

Muestras/Exposiciones/Festivales

Conociendo Rusia, El Mató y Usted Señálemelo encabezan el Festival Buena Vibra

Publicado

el

Conociendo Rusia, El mató a un policía motorizado y Usted Señálemelo encabezarán este sábado la grilla de artistas del Festival Buena Vibra, que se desarrolla en el campo de deportes de la Ciudad Universitaria de Buenos Aires.

Artes gráficas, fotografía, diseño, moda y cuidado del medio ambiente se agregan a la movida musical en la propuesta de este festival, que nació como un guiño a la escena emergente e indie previa a la pandemia, con grupos que luego se fueron popularizando y alcanzaron públicos masivos.

Marilina Bertoldi, El Kuelgue, Peces Raros, Nafta, Gauchito Club, Clara Cava, Los Besos, Vinocio, Fonso y Juana Aguirre completan la lista de músicos y grupos que darán el presente en el campo deportivo de la Universidad de Buenos Aires para una nueva edición de este encuentro direccionado a la juventud.

Además, habrá un segundo escenario curado por Luxo, una marca de indumentaria ligada a la música electrónica, que tendrá su propio espacio con djs de la escena local como Pareja, Lolu Menayed, Sound Process, Ale Kis, Sol Porro, Balaciano y Pyura.

El Buena Vibra ha ido mutando de escenario a lo largo de los años en los que fue dando cuenta de un sostenido crecimiento hasta que dejó de realizarse con motivo de la pandemia y ahora vuelve.

El encuentro nació en el Centro Cultural Matienzo y la Ciudad Cultural Konex, para pasar más tarde al estadio Malvinas Argentinas y al Hipódromo de Palermo en febrero de 2020, última edición, que ahora retoma en Ciudad Universitaria.

Sigue leyendo

Muestras/Exposiciones/Festivales

El Festival Nuevo Día se suma al Rock en Baradero

Publicado

el

Por primera vez el Festival Nuevo Día se suma con un escenario propio al Festival Rock en Baradero, en una colaboración inédita, en lo que los organizadores entienden que es el “comienzo de una relación que abrirá las puertas a nuevos artistas de la movida actual”.

El Festival Nuevo Día, que cruza a la nueva camada de bandas emergentes de la escena alternativa post-pandémica, con artistas de gran trayectoria, viene de vivir una exitosa experiencia en el CC Konex iniciando su temporada 2024 con 2 escenarios, más de 12 artistas en escena, ferias, stand, juegos y el cierre de la ya clásica fiesta VOMIT.

Tras sus exitosas ediciones en Buenos Aires, La Plata, Rosario y Montevideo, el festival caracterizado por hermanar generaciones de una nueva era musical hará un nuevo desembarco, esta vez en Baradero.

Sobre Rock en Baradero

El 29 y 30 de marzo del 2024 el Festival de Rock más grande de la provincia de Buenos Aires resonará en todo el país. Un fin de semana largo, tres escenarios, más de 40 bandas, todos los himnos que se quieran escuchar, a 150 km del Obelisco, a una hora de Rosario, a metros del río, en el corazón de la Provincia, a la vera de la ruta 9, “Rock en Baradero no pretende ser un festival de moda. Es un festival que vuelve porque lo estaban esperando”.

Rock en Baradero llega con toda la música nacional en un festival que reúne a generaciones enteras en el Anfiteatro Municipal de Baradero.

A continuación, el cronograma completo:

Día 1

Los Auténticos Decadentes, Los Palmeras, Los Pericos, Usted Señalemelo, Estelares, Nonpalidece, Kapanga, El Plan De La Mariposa, Massacre, Benjamín Amadeo, El Zar, Piti Fernández, Koino Yokan, Ketekalles, Barco, Terapia, Coral, Doppel Gangs, Dum Chica, Buenos Vampiros, Sakatumba, Nina Suárez, El Club Audiovisual, Camionero, Ladran Santos

Escenario Festival Nuevo Día: Dum chica, Buenos vampiros, Sakatumba, Nina Suarez, El club audiovisual, Camionero, Dopple Gangs

Día 2

Rata Blanca, Las Pelotas, La H No Murió, Turf, Catupecu Machu, Guasones, Fabiana Cantilo, El Kuelgue, Emmanuel Horvilleur, Dante Spinetta, El Bordo, Nafta, Militantes del Climax, Palta & The Mood, Parientes, Manu Martínez, Ryan, Eterna Inocencia, Las Tussi, Kill Flora, Mugre, WRRN, Mora y los Metegoles, Revistas, Perro Suizo

Escenario Festival Nuevo Día: Las Tussi, Kill flora, Mugre, WRRN, Mora y los Metegoles, Revistas, Eterna Inocencia,

(Fuente: Nadya Cabrera – Prensa)

Sigue leyendo

Muestras/Exposiciones/Festivales

Único en Iberoamérica, un museo en Adrogué homenajea a Los Tres Chiflados

Publicado

el

Por Diana López Gijsberts (*)

Moe, Larry y Curly, los protagonistas de la serie televisiva “Los Tres Chiflados”, que con sus caídas graciosas, los tortazos y piquetes de ojos divirtieron a varias generaciones de argentinos a la vez que encarnaban a la clase obrera en lucha por sobrevivir en un mundo aristócrata ostentoso, tienen un museo que los homenajea en Adrogué y es el primero en toda Iberoamérica.

Se trata del “Chifladoseo”, ubicado en Segurola 1152, de Adrogué, que contiene más de 2.400 piezas originales de ese trío que, en apenas 18 minutos que duraba cada corto en blanco y negro, lograban sacarle al espectador carcajadas con su humor físico y sus gags llenos de onomatopeyas que buscaban desdramatizar la violencia de los golpes que se daban mutuamente.

“Los Tres Chiflados” lo integraban los actores cómicos estadounidenses Moe Howard y Larry Fine, mientras que el tercer “chiflado” fue interpretado por varios actores a lo largo de 50 años: Shemp Howard, Curly Howard, Joe Besser y Joe DeRita.

Eran tres hombres con distintos cortes de cabello y distintas personalidades. Moe con su flequillo negro corte taza era el serio y mandón del grupo; Larry con sus cabellos ensortijados rodeando su coronilla era el que buscaba mediar; mientras Curly, con su cabeza calva era ingenuo, crédulo y el que siempre se metía en líos, lo que provocaba los “golpes correctivos” de Moe, ya sean coscorrones en la cabeza o piquetes de ojos.

“Los Tres Chiflados significan muchas cosas para mí. Constituyen un loco sinsentido, el incumplimiento de las leyes físicas, el delirio de ver a tres adultos comportarse como si fueran dibujos animados vivientes, ayudados en gran medida por los efectos de sonido”, explica a la agencia de noticias Télam el caricaturista y dibujante Diego Puglisi, de 50 años, oriundo de la localidad de Turdera y creador del Chifladoseo.

Detalla el disfrute del “impacto de un pastel en la cara de un importuno, la carcajada de ver a Moe queriendo golpear la cabeza de Curly, tomar impulso y golpear la de Larry, la satisfacción de sentirse más listo que un trío de inoperantes y tontos plomeros que no pueden evitar enredarse en una maraña de tubos”.

Su referencia a los efectos de sonido de la serie no es un dato menor: el uso de un golpe de yunque o de un timbal hacían menos dramático y violento el momento de un golpe en la cabeza o un piquete de ojos, fue un ingenioso recurso que minimizaba la violencia de la situación y provocaba las risas.

“Pero por sobre todas las cosas, ‘Los Tres Chiflados’ remiten a mi infancia, al volver de la escuela para encender un aparatoso televisor en blanco y negro con estabilizador, arreglar el horizontal y el vertical, y sintonizar el viejo Canal 13 para ver a tres comediantes de excepción que supieron llevar magistralmente a los niveles más altos la comedia física y el humor farsesco”, dice reviviendo ese disfrute.

A mediados de los ’60 “Los Tres Chiflados” comenzaron a transmitirse en la televisión argentina. Primero lo hicieron por Canal 13 y en décadas posteriores también se pudieron ver los 190 cortos filmados por el trío por Canal 11 y América.

“Me identifiqué de primera mano con su tipo de humor”, aclara y precisa que “ya desde el vamos, verlos ya produce un impacto visual. Son tres tipos con cortes de pelos diferentes que te hacen reír con solo verlos. Y bueno, su comedia fue amor a primera vista”.

Cuenta Puglisi que la idea de armar el Chifladoseo “surge de mi colección personal, que a través de los años fue creciendo y sentí la necesidad de abrir la colección hacia el público”.

“A raíz de la creación del Stoogeum en 2004, que es el primer museo que se creó sobre ‘Los Tres Chiflados’ en la ciudad estadounidense de Filadelfia, fue que cerró el círculo para concretar el museo en Argentina”, explicó Puglisi, creador del primer museo en Iberoamérica sobre el trío de chiflados.

Cuenta que su colección la inició con un objeto: “Cuando adquirí una corbata original que tenía sus caras. Ese objeto fue como el punto de partida”.

Hoy el Chifladoseo tiene más de 2.400 objetos coleccionables en español, de los cuales 1.500 están en exhibición estable para que los vecinos y vecinas puedan disfrutarlos. Entre ellos, se encuentran una pila de carpetas con las rutinas cómicas de ‘Los Tres Chiflados’, muñecos y figuras, cartas escritas por los actores y hasta guiones originales.

El Chifladoseo fue inaugurado el 10 de abril de 2010 y recuerda que su concreción “llevó varios años y no sólo estuvo implicada mi tarea, ya que también conté con la ayuda de profesionales como carpinteros, restauradores, marqueros y museólogos. Fue una tarea en conjunto”.

“Quería mostrar de la mejor forma posible la colección y recrear el universo de ‘Los Tres Chiflados’, en el que la mayoría de su legado audiovisual es en blanco y negro. Por eso el mobiliario y muchos detalles del museo son con esos colores y también muchos grises”, detalló.

Quien recorre el Chifladoseo se encontrará con largas mesas vidriadas que protegen recortes periodísticos, carpetas y cartas y vitrinas con muñecos, marionetas, juegos, revistas, bustos del trío y gorros con sus imágenes, todo iluminado con una hilera de luces blancas que remedan los spots cinematográficos.

Las paredes están cubiertas casi en su totalidad por grandes posters y afiches originales de cada corto filmado, en español, inglés y francés.

“Los Tres Chiflados” discutían y peleaban entre sí, pero al final prevalecía la amistad y la unión para enfrentar las disparatadas vicisitudes que encontraban a su paso, en cada episodio donde supieron representar a la clase obrera, siendo plomeros, pintores, o incluso desempleados en busca de trabajo, mientras la aristocracia vivía de fiesta en fiesta en lujosas mansiones donde el trío irrumpía para ridiculizarlos con sus actos.

Pero el objeto que más emocionará al visitante amante de “Los Tres Chiflados” será ver a uno de ellos en tamaño real.

Se trata de la estatua de Shemp Howard, quien con su 1,63 metro real y su traje negro parece estar listo para realizar el divertido baile con sus pies con el que pretendía “asustar” a su contrincante previo a la pelea con puños.

“Si estuviera forzado a elegir a uno de ‘Los Tres Chiflados’ elegiría a Curly y si se hiciera una encuesta sin dudas es el más popular entre los fans; pero en el museo valoro a los 6 Chiflados, porque cada uno aportó su talento y su cuota de humor en distintos períodos de la historia del grupo. Todos fueron valiosos e importantes para el éxito de ‘Los Tres Chiflados'”, remarca el creador del único museo de “Los Tres Chiflados” en Iberoamérica.

El Chifladoseo forma parte del circuito de edificios históricos y museos que ofrece el municipio de Almirante Brown para estas vacaciones, junto con la “Casa Borges” que conserva la obra del célebre escritor Jorge Luis Borges; el edificio histórico “La Cucaracha”, que alberga la memoria histórica del distrito; el castillo “Castelforte”, con túneles secretos en pleno centro de Adrogué; la Fundación Soldi y el Museo Manigrasso, entre otros.

“Mucha gente lamentablemente no tiene la posibilidad de viajar (a Filadelfia, donde está el museo Stoogeum sobre el trío) y al abrir la colección al público, que era mi idea inicial, muchos pueden acercarse y conocer sobre la historia de ‘Los Tres Chiflados’, su legado y su vida familiar también. Y de esta forma poder interiorizarse sobre el fenómeno mundial que fueron estos cómicos”, remarcó Puglisi.

El Chiflodeo no tiene días y horarios regulares de apertura. Las personas interesadas pueden comunicarse telefónicamente 4298-8969 o vía email a info@chifladoseo@gmail.com para coordinar la visita en función de eso.

También ocasionalmente se organizan aperturas mensuales programadas que se anuncian en la página de Facebook del Chifladoseo o en Instagram (@chifladoseo).

“La repercusión por parte de las personas que se acercan al museo es muy linda. Los visitantes se van muy contentos, asombrados. Muchas personas no se esperan lo que van a ver y eso es muy gratificante”, concluyó Puglisi.

(*) Agencia de noticias Telam.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2022-106152549
Edición Nº