Conéctate con nosotros

Teatro

El TNC tiene nuevas autoridades

Publicado

el

El miércoles 27 de octubre el ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer, junto a los trabajadores del Teatro Nacional Cervantes dieron la bienvenida a las nuevas autoridades que asumirán en los próximos días. Se trata de Gladis Contreras, quien estará al frente como directora, y Jorge Dubatti, que acompañará en su rol de subdirector.

“La elección de estas nuevas autoridades se basa en dos intereses. Por un lado, que sea una mujer porque creo enormemente en su capacidad de gestión y, segundo, porque creemos que es necesario seguir profundizando el federalismo en la cultura. De esta manera, surgió el nombre de Gladis Contreras, de gran experiencia en la gestión de la cultura”, señaló el ministro de Cultura, Tristán Bauer.

“Yo tengo una profunda admiración por Jorge Dubatti desde hace años por todo su conocimiento y experiencia en relación con el teatro nacional. En esta nueva etapa nos interesa que estas salas presenten lo mejor del teatro nacional, en su diversidad, elevando la calidad de las propuestas y también que este teatro adquiera el federalismo que se merece. Que las obras viajen y se potencien. Estoy seguro de que las nuevas autoridades sabrán llevar estos principios en su gestión. Cuenten conmigo para lo que necesiten porque amo profundamente a este Teatro”, concluyó Bauer.

Al mismo tiempo, el Ministro de Cultura quiso expresar su gratitud hacia la gestión anterior, encabezada por Rubén D’Audia, quien deja la dirección del TNC para incorporarse como gerente general en Educ.ar. El Ministro destacó la labor realizada junto a su equipo, señalando su dedicación, entrega y compromiso en la particular etapa en la que les tocó conducir el Teatro.

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Teatro

Noche de flamenco con Inés López y “Salir al Aire”

Publicado

el

El próximo jueves 9 de diciembre la bailaora flamenca Inés López presenta su nuevo espectáculo “Salir al Aire”, en el teatro El Tinglado de la ciudad de Buenos Aires.

En una puesta artística que combina toda la potencia del tablao en vivo con proyecciones audiovisuales -originadas durante el período de cuarentena- la obra es el resultado de un lenguaje híbrido, que refleja las sensaciones de la artista durante el encierro; su necesidad de moverse y crear.

Con amplia formación y perfeccionamiento en la Escuela de Amor de Dios en Madrid (España), López estudió con los maestros María Magdalena, La China, Manolete, Antonio y Manuel Reyes, Belén Maya, Farruquito, Granados, Yolanda Heredia, entre otros.

En esta oportunidad la bailaora protagoniza “Salir al Aire”, su nuevo espectáculo en Buenos Aires, que cuenta con la guitarra y dirección musical de Héctor Romero, el cante de Eugenio Romero, la percusión de Juan Romero y el sonido y guitarra de Óscar Russo.

Con dirección de arte audiovisual y puesta en escena es de Augusto Latorraca, “Salir al Aire” invita al espectador a adentrarse en la intimidad y esencia del flamenco para observar a la artista al natural, en su intimidad plena, destacando esa necesidad imperiosa de salir y bailar.

Sigue leyendo

Teatro

Repondrán en el verano obras que fueron éxito en 2021 y años anteriores

Publicado

el

Mauricio Dayub, María Marull, Pablo Bellocchio y Marcelo Velázquez, entre otros y otras, reestrenarán durante 2022 en Buenos Aires y en Mar del Plata las obras que fueron éxito en 2021 y en temporadas anteriores.

Los títulos son los siguientes:

  • “El equilibrista”, sobre textos de Patricio Abadi, Mariano Saba y Mauricio Dayub, con actuación del último y dirección de César Brie (Maipo, Esmeralda 449), desde el 14 de enero. Entradas por Plateanet.
  • El amateur, segunda vuelta”, de Dayub, con Dayub y Gustavo Luppi dirigidos por el Indio Romero (Chacarerean, Nicaragua 5565), desde el 25 de enero. Entradas por Plateanet.
  • La Pilarcita”, escrita y dirigida por María Marull, con Pilar Boyle, Julia Catalá, Mercedes Moltedo y Francisco Ruiz Barlett (El Camarín de las Musas, Mario Bravo 960), desde el 4 de febrero. Entradas por Alternativa Teatral.
  • Esto es tan solo la mitad de todo aquello que me contaste”, de Pablo Bellocchio con dirección de Gastón Cocchiarale. Actúan Tamara Liberati, Antonela Scattolini Rossi, Matías Leites, Tomás Pinto Kramer, Sebastián Bauza, Sebastián Sinnott, Malena López y Bianca Vicari (Teatro Picadero, Enrique Santos Discépolo 1857), desde el 14 de enero. Entradas por Plateanet.
  • Late el corazón de un perro”, de Franco Verdoia, con Silvina Sabater, Berenice Gandullo y Gerardo Serre y dirección del autor (Espacio Callejón, Humahuaca 3759), desde febrero. Entradas por Alternativa Teatral.
  • La pasión según GH”, de Clarice Lispector, adaptada y dirigida por Marcelo Velázquez, con actuación de Mercedes Fraile (El Portón de Sánchez, Sánchez de Bustamante 1034), desde el 6 de febrero. Entradas por Alternativa Teatral.
  • New York mundo animal”, escrita y dirigida por Gilda Bona, con Yanina Gruden (Teatro del Pueblo, Lavalle 3636), desde el 19 de febrero. Entradas por Alternativa Teatral.
  • Olvídame”, sobre un texto de Marco Antonio de la Parra, adaptado y dirigido por Darío Dukah, con las actuaciones de Tania Marioni y Dukah (El Método Kairós, El Salvador 4530), desde febrero, los sábados. Entradas por Alternativa Teatral.
  • Lo que quieren las guachas”, de y dirigida por Mariana Cumbi Bustinza, con actuaciones de Ornella Fazio, Luciano Crispi, Iti el Hermoso, Malena Ratner, Ignacio Peláez Martina Bajour, más la música en vivo Milagros Zabaleta (El Séptimo Fuego, Bolívar 3675, Mar del Plata), desde el 7 de enero, a la gorra.
  • La Meca”, escrita, dirigida y actuada por Mariana Cumbi Bustinza con música original de Facundo Salas (Club de Teatro, Rivadavia 3422, Mar del Plata), desde el 8 de enero, a la gorra.

Sigue leyendo

Teatro

“Nube tóxica”, la nueva obra de Eloísa Tarruela en la voz de su autora

Publicado

el

Una puerta se cierra, adentro es como afuera, las fronteras de los cuerpos se desdibujan. Hay silencio y ruedan palabras en los gestos. En las miradas sucede la vida. Se rompe el control. Las emociones flotan en el aire, son nubes que van y vienen, tapan. No se alcanza a ver. Ocultan la luz y, sin embargo, todo se intuye.

El escenario se abre, como si se tratara de una gran ventana se dejará atravesar por los ojos de los espectadores, quienes también quedarán atrapados en una misteriosa nube tóxica.

Y ese es el nombre, “Nube tóxica”, de la nueva propuesta de la dramaturga y directora Eloísa Tarruela que podrá verse en Microteatroba durante todo el mes de diciembre.

Contarte Cultura charló con la autora sobre el proceso creativo del texto y la puesta en escena de esta obra.

Eloísa Tarruela

—Vamos a comenzar nuestra charla destejiendo la trama de esta obra, como si los hilos que la sostienen se separaran hasta llegar al punto de partida. ¿Recordás de qué manera se manifestó el principio, la punta del ovillo con el que diste vida a la historia de “Nube tóxica”?

—El proceso de escritura de Nube tóxica fue particular. Era el 2019 y vi la convocatoria de Microteatroba donde convocaban textos con la temática “Por suspenso”. La micro-obra debía durar 15 minutos. A partir de esta premisa, en un bar de San Telmo y café por medio, aparecieron las primeras imágenes. Surgió el tema de un encierro forzado en los personajes por un suceso impredecible del exterior. Cómo lo de afuera interviene en lo de adentro. Una especie de caja de pandora, pero a la inversa. Cuando la tapa se cierra (en este caso son los tres personajes encerrados en una casa), comienzan a surgir los sentimientos más complejos y flotan en el aire como una nube. Cabe decir que esto lo escribí antes de la pandemia mundial. Meses después me sorprendió ver el parecido con lo que había imaginado. Quizás algo de la intuición también me atravesó en el proceso creativo.

¿Cómo fue el proceso de poner sobre el escenario el movimiento de tus palabras?

—Ante todo una alegría volver a dirigir un proyecto que fue postergado por la pandemia. Es concretar una idea que vine madurando hace tiempo. También volver a Microteatroba me da mucha alegría. Es un espacio de trabajo hermoso y agradezco poder estar. Quiero destacar el equipo de Nube tóxica que también la hacen posible: Marianella Zappelli como asistente de dirección, Johanna Rambla que hizo las fotos y el diseño gráfico, Carlos Berraymundo y Alejandro Tarruella que hicieron las voces en off. Con respecto a la puesta en escena, el desafío es contar una historia breve, en 12 minutos. En comparación con la literatura sería realizar un cuento y no una novela. Para mí tiene magia. Una vez leí que Julio Cortázar comparaba la estructura de un cuento con la fotografía y decía: “La fotografía me hace pensar siempre en el cuento (…) dentro de los cuatro lados de la foto hay un contenido perfectamente equilibrado, que se basta a sí mismo pero que además, proyecta una especie de aura fuera de sí misma y deja la inquietud de imaginar lo que había más allá, a la izquierda o a la derecha”. Me parece interesante pensarlo de esta manera, contar una historia potente que deje entrever, como una especie de ventana semi-abierta. Hablando metafóricamente, esta ventana sería el escenario. Con respecto al movimiento de las palabras en el escenario, es un juego entre la palabra y la acción. Los personajes no siempre dicen todo lo que quieren decir, siempre hay algo que se les escapa. Como en la vida. Al ser comedia, el trabajo con el ritmo es fundamental. Todo tiene un tempo, una musicalidad.

—Y al hablar de movimiento hablamos de voces y cuerpos en escena, ¿qué nos podés adelantar de los actores y actrices que quedarán atrapados en esa nube tóxica?

—El elenco es hermoso: Tamara Garzón (interpreta a Julia), Guadalupe Docampo (a Helena) y Marco Gianoli (interpreta a Abel). Con Tamara ya habíamos trabajando juntas en La sal de tu piel, otra obra que dirigí en 2019 en Microteatroba y siempre tenemos ganas de hacer algo nuevo. Es una actriz deliciosa y nos entendemos bárbaro. Con Guadalupe nunca trabajamos previamente, pero nos cruzamos en distintas ocasiones. Siempre la admiré como actriz y ahora conociéndola personalmente más todavía. Con Marco es la primera vez juntos. También seguí su carrera y me parecía justo para el personaje de Abel. Tiene una impronta para la comedia, mezcla de ternura y presencia, que me encanta. Con respecto a sus personajes, puedo adelantar que Julia comienza preparando una caja de objetos para su ex novio Abel. Él llega al departamento a buscarlas apurado y dice que lo espera un primo en el hall del edificio. Pero las cosas dan un giro inesperado y terminan los tres personajes, Abel, Julia y Helena, encerrados en el departamento. La obra navega entre la comedia y el suspenso. Me encanta poder indagar en esta fusión y el efecto que provoca.

—Seguramente el título que elegiste representa el espíritu de la obra, ¿cuáles son las temáticas principales que ruedan sobre el escenario y tejen la trama?

—Las temáticas principales son el desamor, el miedo (interno y externo), lo inesperado (como suceso que nos demuestra que no hay certezas). La nube como título tiene ambigüedad. Sin adelantar sobre la trama, puedo ir hacia el lado metafórico del título: una nube es algo que tapa y deja algo atrás que no se puede ver. La luz queda atrás. Además, cambia de forma. No se puede definir la estructura de una nube. Algo de esto sucede en los personajes de esta obra.

—Siempre existe un momento donde los hilos se tensan y el nudo parece no desatarse. Si pudieras elegir un elemento de la escenografía que represente ese nudo, ¿cuál sería?

—Elijo la foto en el portarretratos donde están alegres Julia y Abel cuando eran novios. Esa foto eterniza algo que ya no es pero fue. Ese pasado que nos persigue como un fantasma al que llevamos a cuestas y que puede empañar la visión… como una nube.

¿Qué te gustaría destacar del vestuario de esta obra?

—Sobre el vestuario puedo decir que representa en esencia a los personajes y el momento en el que están. Julia está vestida de entrecasa. Se puso algo práctico y no le presta atención a su aspecto ese día. En cambio, Helena tiene características más acentuadas: el peinado, los colores vivos, reflejan un estado, su luminosidad interna. Abel se viste canchero y con composición de colores. Todo combina. Esto contrasta con su ex Julia. El vestuario lo fuimos construyendo con el elenco en función de lo que iba surgiendo en los ensayos. Sus visiones fueron fundamentales.

¿De qué manera la música y la iluminación acompañan el desarrollo de la trama?

—La iluminación tendrá preponderancia del color frío: azules y verdes. Un clima nocturno y enrarecido como lo que sucede en la trama. La música acentuará el suspenso vivido. Cumple un rol fundamental porque enfatiza distintos momentos y hasta colaboran en el ritmo buscado. Será incidental.

¿Cuándo y dónde se podrá participar de tu “Nube tóxica”?  

—Se puede ver a partir del 1 de diciembre, solo por este mes, de miércoles a sábados en cuatro funciones diarias: 20.40 hs., 21.10 hs., 21.40 hs. y 22.10 hs. El lugar es Microteatroba, en Serrano al 1139 de la Ciudad de Buenos Aires, y las entradas se pueden adquirir en https://entradas.microteatro.com.ar/sesion-central/nube-toxica o en la boletería del teatro en los mismos días a partir de las 19.30 hs. en adelante.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2019-79370965 Edición Nº