donde comprar viagra valencia levitra 20 precio tadalafilo mylan comprar puedo comprar viagra sin recetas precio farmacias tadalafilo a aurovitas 20 mg cuatro comprimidos compra de cialis por internet cialis 20 mg generico en espana sildenafilo kern pharma 50 mg precio levitra precio en colombia buy fildena 25 mg hace falta receta para comprar en las farmacias cialis mejor sitio comprar cialis para comprar viagra se nevesita receta fildena cost cenforce 100 india generic word comprar viagra maspalomas viagra precio en farmacia sin receta comprar viagra online contrabando precio pastillas viagra espana comprar levitra en farmaciaonline comprar cialis en gerona precio de tadalafilo aurovitas 20 mg tadalafilo qualigen precio cialis generico eficacia cialis comprar envio 24 h hay genericos de cialis en farmacias cenforce d reviews sildenafil citrate tablets ip 100mg cenforce cialis generico baratas comprar viagra super active contrareembolso precio viagra 100 mg 8 comprimidos comprar cialis barato portugal se puede comprar cialis generico en farmacias sin receta compra de cialis original compra segura cialis 5 mg generico mexico cialis generico 10 mg online donde comprar viagra en confianza comprar levitra generico en valencia cenforce 130 cialis presentaciones en espana comprar viagra y levitra se puede comprar viagra sin receta en una farmacia cialis original donde comprar comprar cenforce comprar viagra en torrejon de ardoz
Conéctate con nosotros

Además

La pandemia hizo repensar las actividades culturales

Publicado

el

Por Ana Clara Pérez Cotten (*)

Las medidas para mantener la distancia social y las cuarentenas necesarias para frenar el avance del coronavirus alteraron la dinámica de la actividad cultural, fuente de ingresos para muchos artistas pero también parte fundamental de la rutina de muchos argentinos: con distintas estrategias y aprovechando las redes sociales y las herramientas de lo virtual, libreros, escritores, psicoanalistas y músicos apuntan a cuidar la salud sin descuidar la dinámica del intercambio, tan crucial para sus profesiones.

“Aumentaron mucho las suscripciones en los últimos días y algunos hacen chistes sobre la cuarentena. Además, enviamos una lista de cinco recomendaciones y muchos cambiaron la dirección de entrega de la oficina a la casa. La gente se guarda a leer”, cuenta a la agencia de noticias Télam Florencia Ure, creadora junto al escritor Santiago Llach de “Pez banana”, un club de lectura por suscripción que en los últimos días creció al ritmo del encierro.

Después de que el mundo editorial se convulsionara por la suspensión de todas las charlas y presentaciones y del interrogante que pesa sobre la realización de la Feria del Libro -aún no se confirmó oficialmente su cancelación- las librerías implementaron estrategias para sostener las ventas, ya golpeadas por la crisis económica.

Mientras las librerías de cadena refuerzan las acciones para vender online, las independientes impulsan la campaña “La librería del barrio va a tu casa”, para sostener el vínculo con los clientes. “Habilitamos whatsapp para hacer recomendaciones y atender pedidos por esa vía y articulamos un sistema de envíos dentro de la ciudad de Buenos Aires”, cuenta Cecilia Fanti, responsable de la librería Céspedes que, por ahora, permanecerá abierta aunque con una nueva rutina de higiene y precauciones.

Suerte Maldita, Mendel, Musaraña y Mandrágora también se sumaron a esta iniciativa. “Esta semana fue cambiante, pero vimos algo que no pasaba desde antes de la crisis: los lectores se llevan de a cinco libros por el miedo a la cuarentena. Eso supuso un incremento importante en el volumen de ventas, marzo hizo una diferencia. Mientras algunos acopian papel higiénico, otros acopian libros. Ojalá podamos ayudar a pasar la cuarentena con buenas recomendaciones y lecturas”, señala Fanti.

En las redes sociales se multiplicaron los posteos de poemas, visitas virtuales a museos y bibliotecas online. Algunos lectores advierten que el escenario que genera la pandemia no es ideal para leer, aun cuando se disponga de más tiempo. “Una vez, Piglia dijo que ante la pregunta de qué libro llevaríamos a una isla desierta le sorprendía que necesitáramos la isla desierta como escena de lectura. Veo que aconsejan que nos quedemos leyendo, como si necesitáramos la pandemia para leer”, escribió en su cuenta de twitter la psicoanalista Alexandra Kohan.

Alexandra Kohan (Foto: Sofía Solari)

En una semana, la autora de “Psicoanálisis: por una erótica contra natura” suspendió una charla, su participación en el festival Leer y un viaje a Guatemala para participar de la presentación de una película. “Hay una dimensión real, preocupante, la económica. Para muchos de nosotros esto implica un parate económico. Pero si suspendo esa idea un poco, aparece lo tentador del silencio”, acepta la psicoanalista, aunque relativiza el vínculo lineal entre la lectura y el ocio: “Creo que funciona de otra forma. Cuando uno lee, en verdad, hace silencio; tiene que silenciarse”, dice.

“Después hay que ver si ese silencio que uno añora se puede soportar, en algunos casos funciona como una fantasía”, indica Kohan, que además repiensa al ritmo de las medidas oficiales cómo sostener la atención de los pacientes. “A veces pareciera que el análisis queda fuera del mundo. Voy a decidirlo con ellos en función de lo que le pase a cada uno y dispondré de las medidas necesarias”, apunta.

Mientras cantantes como Marta Gómez, Miss Bolivia, Juana Molina y Jorge Drexler reemplazaron sus shows con streamings desde sus cuentas en redes sociales, los escritores replantean cómo sostener su actividad.

Claudia Peñeiro

Claudia Piñeiro decidió presentar “Catedrales”, su última novela, con un video en Instagram. También difundió otro junto al Ministerio de Cultura con un mensaje para que la cuarentena sea más llevadera: “Antes nos encontrábamos en lugares, nos abrazábamos…Hoy seguimos necesitando encontrarnos, pero de otra manera. Podemos mandarnos libros, acceder a bibliotecas virtuales o seguir a artistas para que no se corte el encuentro cultural, algo que nos ha salvado en montones de crisis”, dice la escritora.

Los talleres son para muchos narradores una fuente de ingreso. Para los alumnos, un ámbito de socialización, aprendizaje y producción, pero la distancia social obliga a repensar los formatos.

El escritor Santiago Llach coordina doce grupos en las librerías Eterna Cadencia y Gandhi y tiene alrededor de 200 alumnos. “Por ahora, mantengo la modalidad presencial pero consulto grupo a grupo y les advertí que descarguen Google Hangouts. Ya tengo una alumna embarazada que se bajó, un abogado que me sugirió que intimara a los viajeros a no asistir, cuatro o cinco autoexcluidos por cuarentena y un alumno que no vendrá hasta que aclare”, repasa, después de suspender la fiesta del taller que iba a hacer en abril y en la que siempre hace de DJ el escritor Leo Oyola.

Santiago Llach

La posibilidad de recurrir al mundo virtual no lo convence del todo. “Parte de lo que funciona en los talleres es el cara a cara; no se trata de impartir un frío saber técnico. Es un acompañamiento personal que incluye varias dimensiones y un proceso que en general dura por lo menos un par de años. Es lo que a mí me funciona. Dicho esto, ante la posible e inminente necesidad de la distancia social, no me parece descabellado implementar algo virtual por un par de semanas, porque en general la mayoría de los alumnos viene hace tiempo”, analiza Llach.

En sintonía con el poeta y editor, Virginia Cosin decidió evaluar la situación sobre la marcha. Por ahora, la escritora mantendrá los dos talleres de tipo clínica con siete alumnos, pero usará la modalidad virtual los seminarios, más numerosos. “No me llevo muy bien con la tecnología y me parece rarísimo dar un taller a través de una camarita, pero es una posibilidad. Como los encuentros dependen mucho del intercambio es probable que habilite una carpeta de Drive para que en un mismo texto todos puedan hacer su devolución”, cuenta y se entusiasma con encontrarle una algo bueno a la adaptación: “Quizás hasta me da la posibilidad de escribir algunas cosas que en la oralidad no surgen”.

Martín Felipe Castagnet

El escritor Martín Felipe Castagnet, en cambio, es más optimista sobre la posibilidad de sostener un grupo on line porque desde hace cinco años coordina desde la plataforma Entrepalabras, “Las ocho estaciones”, un taller de narración. Este año, dictará uno de literatura fantástica, su género narrativo predilecto, y aborda subgéneros como terror, fantasy y ciencia ficción, pero también weird fiction, distopía y apocalíptico…muy adecuado para estos tiempos.

El optimismo de Castagnet, quien por ahora mantiene un taller presencial para seis alumnos, se debe en parte a que la plataforma (donde también dictan cursos Violeta Gorodischer y Pablo de Santis) fue pensada para aquellos que por trabajo o ubicación no pueden acercarse a un taller presencial.

Lejos de anular la vida cultural, la pandemia de coronavirus se revela como una instancia extraña pero válida para compartir y reinventar el encuentro cultural y sobrellevar la realidad.

(*) Agencia de noticias Telam

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Además

Marvel incluye en sus comics un Capitán América de la comunidad LGBTQ+

Publicado

el

La editorial de cómics de superhéroes Marvel anunció que este próximo de 2 de junio se publicará la primera serie del Capitán América protagonizada por Aaron Fischer, uno de los últimos personajes incluidos en ese universo que pertenece a la comunidad LGBTQ+ y lucha contra la opresión de ese colectivo.

Se trata de “Los Estados Unidos del Capitán América”, en la que el histórico Steve Rogers, el primer Capitán América, pierde su escudo en un robo y se reúne con otros héroes conocidos para iniciar un viaje a través de ese país y encontrar su característica arma.

Durante la travesía, el grupo conoce a distintas personas con variados trasfondos que en algún momento utilizaron el símbolo del superhéroe para defender sus comunidades, entre las que se encuentra Fischer, un adolescente inspirado por referentes y activistas del colectivo queer.

La historia del cómic fue escrita por el guionista Joshua Trujillo e ilustrado por la artista trans Jan Bazaldua, bajo la dirección de Christopher Cantwell y el dibujante Dale Eaglesham, los directores a cargo del proyecto.

Sigue leyendo

Además

Gisela Lewin: “El folklore se vive, y aunque podamos estudiarlo e investigarlo, no podemos controlarlo”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Existe un desplazamiento sutil, el paso que despierta el movimiento; un lápiz acompaña la danza, la línea avanza sobre el papel, gira con los pies que la conducen, se detiene. Es brazo que se agita en el aire, es aire sobre los cuerpos que bailan, vacíos de tiempo, como una celebración cotidiana.

Gisela Lewin (La Levina) es profesora de Danzas Folklóricas Latinoamericanas e ilustradora. Su arte se mueve, baila sobre los papeles, más allá de los territorios donde nacen las danzas, justo en el punto donde cada cuerpo deja su huella en un lenguaje cargado de palabras.

ContArte Cultura charló con ella para entrar en su mundo creativo y sumarse al movimiento que despierta la pasión por la danza.

PH: Maxi Astorga

—Para comenzar, vamos a poner en tus manos un objeto imaginario. Es un pañuelo, y queremos que nos cuentes cuál es la primera imagen que te despierta. ¿Cómo percibís su textura y qué emociones te provoca? ¿Hay en sus repliegues algo que pueda hablarnos de vos?
—La primera imagen que se me viene es el movimiento. Es un objeto cargado de muchas cosas: experiencias, paisajes, personas, música, olores… Creo que somos una enorme comunidad que consideramos al pañuelo un elemento imprescindible. Siempre hay que tenerlo por las dudas y si son dos o más, mejor, para convidar. El pañuelo guarda, acompaña y propone historias ¡Si el pañuelo hablara! Claro que habla de mí, de quienes lo usamos, porque no todos los pañuelos son iguales y las preferencias son personales. El peso, el color, la transparencia, el tamaño, el estampado, la temperatura; todas características que pueden identificarnos cuando la circunstancia se prevé, porque otras veces el pañuelo es una servilleta de papel o una media arrebatada de urgencia y también habla de quien se anime a reemplazarlo. Es muy interesante y tal vez por eso aparece como marca en muchos de mis dibujos.

—¿Cuál fue tu primer vínculo con la danza?
—No tengo certeza de un inicio, sólo puedo contar recuerdos que me revelan bailando. Bailar fue jugar para mí. La música que me gustaba tenía que ser bailada. La que fuera. El folklore llega a mí en la escuela primaria, donde venía una maestra a enseñarnos. Pero yo bailaba Fito (Páez), Charly (García) y cualquier cosa que me gustara. Mi inclinación más consciente con el arte del movimiento empieza haciendo teatro. Cuando termino el secundario, decido irme a Buenos Aires para estudiar Arte Dramático y el día de la inscripción me tentó la carrera de Expresión Corporal, así que terminé en ella. Más adelante, me cruzo a la carrera de Danzas Folklóricas Argentinas. Así, llevada por el entusiasmo.

—¿Qué es lo que te sedujo del folklore latinoamericano?
—La diversidad. Los infinitos vericuetos del comportamiento social y cultural que atraviesan las danzas en sus territorios. Dediqué y dedico el tiempo que puedo para viajar. Los intercambios culturales son, para mí, el motor de mis movimientos. Son el combustible emocional que necesito para comprender, interpretar y luego compartir. Es muy importante entender, desde mi punto de vista y lo digo siempre, que el camino de un maestro/maestra/tallerista/danzante es único. Sólo así podremos reconocer y valorar la otredad, y sabremos también dónde y con quién queremos aprender de qué experiencia. La historia recortada que recibimos quienes estudiamos folklore en nuestro país es, como base, interesante y por supuesto merece respeto. Pero es necesario indagar, investigar, profundizar y cuestionar y cuestionarse las cosas, por más que un libro las diga. Pensarnos dentro de un territorio mucho más grande y complejo pone en evidencia muchas arbitrariedades y vacíos de fundamentos en la supuesta difusión del folklore, y creo que por defensa de nuestro trabajo damos un valor falso de imprescindibilidad. El folklore es la naturaleza de un pueblo, no así su difusión. Sí es imprescindible la existencia de políticas de Estado que garanticen la libre expresión popular, que den lugar al desarrollo cultural y difundan el arte en general de un pueblo. El folklore se vive, y aunque podamos estudiarlo e investigarlo, no podemos controlarlo. Latinoamérica es sinónimo de un pueblo históricamente manipulado, en plena lucha y transformación social, por lo tanto tiemblan mis seguridades personales respecto a las tradiciones y sé que las de muchos y muchas más. Desde todo esto que digo brota mi amor profundo a esta multiculturalidad o a esta mirada más abarcativa.

PH: Municipalidad de La Falda

—¿De qué manera creés que nos interpela el baile a través de sus movimientos?
—Como cualquier expresión artística creo que nos interpela aquella misma humanidad que somos en determinados momentos, que propone y comparte a través de un movimiento, una melodía o una pieza, su propia interpretación de la vida. Esa proyección, cuando se presenta auténtica, es capaz de alterar nuestro estado, aunque sea por un instante.

—¿Cómo surgió la idea de celebrar la danza mediante ilustraciones?
—No fue una idea. Fue casi un accidente. Siempre proyecté mis deseos del dibujo a otras personas artistas cercanas y no tan cercanas para que los concreten. Hace menos de dos años decidí hacer público mi primer dibujo bajo mi seudónimo La Levina y nada tenía que ver con la danza. Lo hice en un terrible contexto de incendios en mi provincia que está acabando con el bosque nativo -como en el sur ahora-. El dibujo es un zorro gris abrazando las piernas de un bombero y, sin esperarlo, se viralizó una y otra vez. Después, fui publicando casi a diario distintos dibujos, entre ellos algunos inspirados en danzantes actuales. Ahí me descubrí en comunicación con ese gran movimiento al cual pertenezco desde hace mucho tiempo, pero esta vez desde otro lugar, y fue maravilloso. Logré complementar la danza, tan efímera y tan lenta en su creación colectiva (porque así la vivo yo), con el arte del dibujo, tan individual, de producción casi inmediata y de eterna duración, pero sin perder el diálogo con el arte del movimiento y en plena conexión con aquella comunidad.

—Contanos cuál es el proceso que llevás adelante para crear a tus personajes danzantes.
—No tengo una metodología. Soy un desorden importante. A veces quiero dibujar pensando en alguien y lo hago desde el pensamiento mismo, otros desde algún registro fotográfico o también desde algún video. En cuanto al resto de los danzantes creados, esos personajes que no representan a nadie real, me alcanza una intención, me atraviesa y pone a dibujar. A veces ni siquiera sé qué están bailando, pero de a poco el dibujo me lo va diciendo, sus cuerpos me lo van pidiendo. Sucede que yo me acomodo a los personajes más que ellos a mí. Por supuesto que hay otros casos donde me planto con una idea previamente diseñada en mi cabeza, pero suelen ser los menos. Lo que me inspira mucho es el folklore vivo, las manifestaciones en la actualidad, las personas viviendo sus tradiciones sin darse cuenta.

—¿Qué técnicas y materiales utilizás habitualmente?
—Dibujo con lápices escolares, microfibras y lapiceras sobre hojas comunes de oficina. A veces creo que es importante mejorar eso y uso algunas hojas de buena calidad, pero en general dibujo sobre lo que tengo. Otras veces hasta reutilizo las hojas. Después escaneo los dibujos y si quiero -porque siempre sería necesario- corrijo algunos arrebatos y le doy algún color digital. No manejo profesionalmente herramientas digitales, por lo tanto hago un trabajo precario y me defiendo para lo que voy necesitando.

—¿Creés que es posible comunicar ese movimiento que genera el baile mediante tus dibujos?
—De mis dibujos, es lo único que creo. Porque mis dibujos son técnicamente imperfectos. Son como un boceto hasta el abandono. Entonces siento que lo único que los hace auténticos y especiales es que pueden comunicar algo y ese algo incluye el lenguaje del movimiento.

—¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?
—En este momento pienso en la próxima agenda ilustrada, siempre buscando herramientas que lo hagan posible como los financiamientos colectivos. Eso lleva tiempo, dedicación e ideas claras. Mis agendas, por lo menos las dos primeras ediciones, son como un libro. Tienen biografías de danzantes actuales y textos emergentes de la danza. El plan es continuar con algo similar para la tercera.

—Para terminar y volviendo al objeto imaginario con el que empezamos esta charla, ¿qué sueño te gustaría soltar en la danza de ese pañuelo?
—El pañuelo, entre tantas otras cosas, también representa lucha, y sueño que al enarbolarlo podamos pensar y actuar para vivir una sociedad más sana, respetuosa, amorosa y justa.

Sigue leyendo

Además

Los museos platenses reabren sus puertas

Publicado

el

Bajo estrictos protocolos de prevención sanitaria, la Municipalidad de La Plata pone en marcha la reapertura del histórico “Museo Almafuerte” y del “Museo y Archivo Dardo Rocha”, los cuales funcionarán con turno previo, y con horario y aforo reducido.

Luego de la suspensión de las actividades presenciales como consecuencia de la pandemia por Covid-19, la Comuna reabre las puertas de dos emblemáticos sitios de la ciudad, con una modalidad que contempla horarios y cupos reducidos y un estricto cumplimiento del protocolo sanitario vigente.

“Celebramos la posibilidad de que los museos históricos de nuestra ciudad puedan volver a abrir sus puertas y recibir visitantes que quieren conocer más sobre la vida de personajes tan importantes como Dardo Rocha y Almafuerte”, expresó el Secretario de Cultura y Educación del Municipio, Martiniano Ferrer Picado; al tiempo que enfatizó: “Estos espacios ofrecen un material muy interesante y significativo para difundir la rica historia de nuestra ciudad”.

Según se informó, tanto el “Museo Almafuerte”, ubicado en avenida 66 e/ 5 y 6, como el “Museo y Archivo Dardo Rocha”, sito en calle 50 e/ 13 y 14, permanecerán abiertos los días miércoles y viernes, de 10 a 13hs, con visitas de entre 20 y 30 minutos de duración y cupos de 3 personas del mismo grupo conviviente como máximo.

Quienes deseen visitar el Museo Almafuerte, deben solicitar turno comunicándose al teléfono 427-5631, de lunes a viernes de 9 a 13hs; mientras que aquellos interesados en recorrer la casa del fundador de La Plata, deben comunicarse previamente al 427-5591, los mismos días y en el mismo horario de atención.

Sigue leyendo