Conéctate con nosotros

Entrevistas

“Perlas negras sobre mármol blanco”: qué se esconde en la última novela de Andrea V. Luna

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Blanco sobre negro, negro sobre blanco. Una perla rueda el destino, hay secretos ancestrales escondidos en el mármol, el misterio avanza entre los renglones y arrastra letras. Después, emerge la magia y se hace voz en los personajes.

Andrea V. Luna, autora de “Perlas negras sobre mármol blanco”, charló con ContArte Cultura acerca de los misterios encerrados en  su última novela.

—Para entrar en el clima de esta nueva novela, detengámonos en los materiales y los colores que elegiste para el título. ¿Qué nos podés adelantar acerca de ese juego de palabras que dan comienzo al misterio?
—¡Ay! ¡Qué pregunta! Perlas Negras… es un thriller esotérico y, como tal, tiene mucho de luces y de sombras. El tema de lo extremadamente oscuro en contraste con la blancura más impoluta fue la idea siempre. En este caso, las perlas negras tienen mucho de únicas, de exóticas, y su contraste con una escultura de mármol genera un mar de sensaciones que van más allá de lo exclusivamente visual, sino que se transmite hacia los demás sentidos, en un abierto juego de intensidades, en donde la antítesis se va hacia lo sinestésico. Los protagonistas, Didier, Alex, Franco y Alba, se mueven dentro de ese vaivén hasta que no sabemos quién es quién.

—¿Recordás el momento en el que viste o percibiste la primera imagen de esta historia?
—Hubo, en realidad, dos imágenes que parecían inconexas: una, la de la escultura del primer capítulo; la otra, la del periodista investigador escondido en su propia sombra de fobias. El desafío fue unir ambas ideas y ver cómo funcionarían juntas en el marco de un asesino serial. Yo no recuerdo si ya lo habíamos hablado, pero para mí la literatura, el proceso de la escritura como hecho literario, es un juego en sí mismo que nos nutre y nos hace más libres. Yo no creo en el gesto adusto, “archiserio” de por sí. Si sentarme a escribir no me da placer, si no me divierte, entonces debo entender que al lector le pasará lo mismo. Incluso cuando escribo relatos de terror o un thriller como este.

—Una vez que descubriste el punto de partida, ¿cómo siguió el proceso de enredar y desenredar las vidas de los protagonistas?
—Es un proceso loco al que me voy resignando novela a novela: yo planeo un montón de cosas para los protagonistas, hechos, acciones… pero en cuanto armo una vida, ya se comienzan a poner complicados y hasta son capaces de desafiar lo que he pensado para ellos. Así que parte del proceso es aprender a hacer un bollito con los papeles de la planificación y dar prioridad a lo que los propios personajes sugieren para sí mismos.

—Y hablando de ellos, ¿quiénes son y qué te gustaría destacar de sus rasgos físicos o psicológicos?
—Puede haber mucho spoiler acá, pero veamos:

  • Didier Donarrumma, periodista investigador. Sagaz, tímido, hiperfóbico.
  • Alex Kuzeluk, bloguera: intrépida, alocada.
  • Franco Boch, el sobrino de Alba. Así, sin más.
  • Madame Alba, tarotista, médium: una anciana encantadora… o no.

—¿En qué geografías o escenarios sucede la trama?
—Me gustaba la idea de jugar con diferentes emplazamientos para los crímenes, así que me propuse recorrer algunos sitios más o menos emblemáticos y en los cuales yo había estado: la Ciudad de Buenos Aires (no La Plata, esta vez), ciudad de Neuquén, Malargüe en Mendoza, los alrededores de Villa General Belgrano en Córdoba y Las Grutas en la costa de Río Negro. Amé escribir sobre algunos de mis viajes… y ahora me dan ganas de más.

—Una imagen que represente la temática de esta novela.
—¿Además de las perlas y el mármol? Las cartas de tarot. Ya verán: no sé si da para contar más.

—Para concluir, dejemos en este último renglón un hilo suelto que conduzca a algún secreto que los lectores tendrán que descubrir.
—¡Qué pregunta! Hay una cierta mitología escondida en la trama… varias leyendas universales que se complementan con la mitología griega. Encontrar ese hilo cierra todos los frentes argumentales que se han abierto durante el andar de la novela.


Novedades, relatos breves, fragmentos, fotos, ¡los booktrailers! y cada actividad, las encuentran en:

Sigue leyendo
1 comentario

1 comentario

  1. Andrea V. Luna

    05/10/2020 a 16:34

    Una entrevista mágica. Como ya es costumbre, gracias por hacerme sentir tan cómoda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrevistas

Ángela Gentile: “La necesidad de testimoniar la existencia es lo que te lleva a escribir”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Hay una migración de las sombras, un desplazamiento de palabras, el testimonio que rompe los límites del encierro y muta. Viaja por distintos territorios, reviste los silencios, los pájaros tejen una lengua nueva, verso sobre verso, memorias.

¿Quién recordará el aroma del naufragio? ¿Dónde irán los pies que emergen de nuestros laberintos?

Atravesar nuestros laberintos, abrir los límites de las sombras, naufragar y atreverse al vuelo, oler la palabra que surge de lo cotidiano, darle forma hasta que rompa los silencios o por el contrario, dejar que ella misma se convierta en silencio en la quietud de cada verso, sólo para que el encuentro suceda.

Ángela Gentile es escritora, profesora de lengua y literatura italiana y española. Nacida en la ciudad de Berisso, desde su infancia pudo recolectar fragmentos de historias, vivencias y en ese recorrido, hacerse parte del gran vuelo de las palabras.

Contarte Cultura  charló con ella para entrar en su mundo de vientos y naufragios, de voces y de lenguas que delimitan los territorios que logran deshabitarnos.

—Comencemos esta charla con una imagen que te sirva para presentarte. Como si las palabras delimitaran las formas, te invitamos a seguir con los ojos de tu imaginación el vuelo de un pájaro. Sus alas van tejiendo, una a una las letras, que poco a poco, entre plumas y cielo se convierten en el comienzo de un poema. ¿Cuál es el primer verso que se te representa y qué nos puede contar de vos?

“La memoria es la medida del pájaro que cubre la imaginación.”

—Viajo por distintos territorios y sé que los revisito cuando los necesito, sin que medie el tiempo porque en la memoria siempre nos reencontramos.

—Y si hablamos de vuelos, seguramente recordarás cuándo y cómo comenzaron tus primeros intentos de desplegar las alas de la imaginación y animarte a escribir, ¿cuál es la “foto” de la infancia que podría resumirnos esos primeros intentos en el arte de escribir?

—La foto representaría la voz de mi padre leyendo y narrando las historias de Emilio Salgari, Stevenson y Julio Verne por un lado; por otro, mi madre recitando poesía gauchesca y también de Rosalía de Castro, la gran poeta de Galicia. Esos instantes sin duda fueron mi primer contacto con la palabra.

—Detrás de todo escritor hay también un lector. ¿De qué manera se relacionan en vos la lectura y la escritura? ¿Quiénes han sido tus referentes en este camino de palabras sin fronteras?

—Uno tiene una biografía lectora, una marca indeleble. Alguien que escribe debe leer a los maestros que están en los libros, ese es su único alimento. Escribí alguna vez que “La lectura es la libertad conquistada” y también que “Leer es imprescindible, respirar tal vez”, dos frases que uso para acompañar e ilustrar algunos proyectos. De ese recorrido lector puedo nombrar algunos y algunas; aunque sé que me olvidaré de tantos y tantas: Paul Celán, Olga Orozco, Miguel Hernández, Roberto Juarroz, Themis Speroni, Wislawa Szymborska, Fernando Pessoa, Octavio Paz, Álvaro Mutis, Adonis, Eugenio Montale, Alda Merini, Giuseppe Ungaretti, Costantino Kavafis y tantos clásicos.

—Más allá de las lecturas, es probable que existan imágenes, hechos u objetos cotidianos que actúen como disparadores de tus escritos, ¿qué te inspira a la hora de escribir?

—No lo podría precisar de verdad, aunque creo que la necesidad de testimoniar la existencia es lo que te lleva a escribir y eso es tan variado como misterioso.

—¿Cuáles son los “imprescindibles” en tu espacio creativo?

—Papel y lápiz es suficiente. No tengo espacios preferidos, no fabrico ninguna situación. La vida se encarga de atravesarte en un momento dado y si tenés dónde escribir se inicia esa magia; pero nada te asegura que llegarás, todo se parece más a un naufragio continuo que a una orilla grata.

—¿Cómo llegaste a publicar tu primer libro de poemas?

—A instancias de dos personas, una Antonio Dal Masetto quien conversando me dijo que debía publicar el libro que había recibido el Premio Nacional de Literatura (distinción suspendida durante los años de la dictadura). El Ministerio de Educación y Justica de La Nación en 1984 impulsó el Régimen a la Producción Artística y Literaria y convocó, concretándose en la Bienal 1985-87, que fue cuando lo recibí en nombre del Presidente de la República en el Palacio Errazuriz. La otra persona fue el helenista y poeta Horacio Castillo, quien me aseveró: “Ningún poeta es igual después de ver su primer libro publicado”. Ambos hicieron que me decidiera recién en el 2005.

—Y desde entonces fueron muchas las publicaciones y los reconocimientos…

—No llevo registro alguno. Escribo ensayos sobre problemáticas que me interesan como “Las lenguas y las canciones de cuna de la inmigración” (auspiciado por UNESCO); “Palabras, la voz de la mujeres indígenas” (Ediciones Hudson) y otros. Mi pasión es la poesía y dedico mucho tiempo a la reescritura porque se debe trabajar en una obra coherente y la misma no admite traiciones ni cansancio. Y como decía Federico García Lorca: “La poesía no busca seguidores, busca amantes”. Algunas distinciones, respondiendo a tu pregunta, fueron el premio nacional del cual ya di detalles, el Pregonero a la Prensa Gráfica (Fundación el Libro de Bs. As, 2009 por la revista Etruria que co-dirijo); distinción de la Asociación de Amigos de Nikos Kazantzakis (Suiza 2020); de la Academia de Letras Madrid, España (2020). Algunos momentos se transforman en premios de la vida como el haber sido invitada como poeta por la Universidad de Salamanca a las lecturas y posterior publicación por los 800 años de su creación en el año 2018, entrevistar a Umberto Eco para la revista Dall´Italia 2000 o ser incluida en la “Colección Juan Gelman de Poesía Argentina” del Ministerio de Justicia de la Nación.  Soy ciudadana distinguida de mi amada ciudad, Berisso, y hace unos días recibí la distinción al mejor guion en el Festival de Cine de la India (2022).

—Justamente, y porque las palabras circulan y van dibujando distintas historias, llegaste al guion del tan premiado corto “Out of mind”. ¿Cómo contacta a vos este proyecto y de qué manera viviste el proceso creativo?

Nicolás Isasi, un joven y talentoso platense que es director de cine, regisseur de ópera y músico, tuvo la amabilidad de convocarme. Un voto de confianza para mis poemas. Las palabras son increíblemente libres y te permiten recorrerlas para que se encuentren, se adecuen a las imágenes. Un ensamble de sentidos fue el proceso, una libertad absoluta.

—Para terminar y volviendo a nuestra imagen del comienzo, ¿cuál creés que será el próximo vuelo de Angela Gentile?

—Yo siempre estoy yendo, me gusta esa idea, y por ir tuve algunos recorridos inesperados como el que me llevó a  París donde la Editorial L´Harmattan publicó mi libro “Madrás” en francés y español. El mismo ya había sido publicado en Chile en la colección “Raúl Zurita” de Mago Editores y en Portugal, también bilingüe, en la Editorial Labirinto. El próximo vuelo espero me encuentre finalizando el ensayo sobre las danzas de la inmigración y el libro que mi agente literaria Marcela Hammerly aguarda que concluya sobre las mujeres artistas y escritoras italianas (un recorrido desde el Medioevo y varios siglos). Y los de poesía, que siempre son un trabajo de orfebrería, lento y hermoso.

Sigue leyendo

Entrevistas

Ignacio Mamonde y un paseo por “Ecosistema”, nueva obra en formato EP de Entre Puertas Producciones

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

Los seres se deslizan con prudencia. Cada uno en su nicho, observa, mide, toma distancia. ¿Cuándo es momento del vuelo? ¿En qué madrigueras se proyecta el plan perfecto? ¿En qué capullos sucede la mariposa? ¿Quién olfatea a quién en el gran ecosistema de la vida? ¿Quién es la presa y quién el predador?

“Ecosistema, presa o predador”, la nueva propuesta de Entre Puertas Producciones, es una invitación a recorrer el gran ecosistema de la vida. Cuatro relatos cortos y simultáneos desatan las preguntas que sobrevuelan  cada escenario y marcan el ritmo de las distintas obras.

Ignacio Mamonde, director general de este proyecto, charló con ContArte Cultura para invitarnos a recorrer los senderos que trazan cada una de las propuestas.

Ignacio Mamonde

—Para comenzar, si pudiéramos abrir una puerta imaginaria hacia el gran ecosistema que reúne los cuatro relatos de la nueva propuesta de Entre Puertas, ¿qué elementos simbólicos de las escenografías permitirían conectar estos relatos?

—Principalmente hay simpleza, los pocos elementos contundentes dentro la escena, lo justo y necesario. De eso se trata incluso la esencia de Entre Puertas. De buscar algo representativo y único para cada obra, pero que a su vez deje una sensación de vaciamiento. En Entre Puertas, más que hablar de escenografía e iluminación, preferimos referirnos a dispositivos escenográficos y lumínicos, aparatejos que se resignifican con la utilización del actuante.

—Los distintos seres del mundo animal que habitan detrás de cada puerta ponen en movimiento una historia, ¿cuál es el motor principal de “El perfecto plan de la comadreja” y qué te gustaría destacar de ese ecosistema?

—Sin dudas es la ceguera, la ausencia de luz, la oscuridad. Lo que para mí fue más atractivo del personaje era pensarlo como un ser perdido en su melancolía y quedó atrapado en un limbo entre dos amores. 

—¿Qué palabra usarías para sintetizar el ritmo y la temática de “La vida de la mariposa”?

—Es difícil sintetizar en una palabra porque justamente ésta, de las cuatro, es la que más te lleva por diferentes lugares. Así que si tuviera que hacerlo, paradójicamente, elegiría la palabra “Camaleónica”.

—¿Qué es lo que caracteriza al hábitat de “Curiosidades sobre las aves”?

—Intimista, pequeño, hogareño. Los baños muchas veces nos representan eso, nuestro lugar en el mundo.

—¿Y cuáles serían para vos los aspectos más destacados de “Lecciones de un Sabueso”?

—Lo más destacable de Lecciones de un Sabueso, y reconozco que es algo meritorio para Camila, quien encarna el personaje de Nadie, es el nivel de contacto con el público. No titubea un segundo. 

—En esa simultaneidad que permite la existencia de los protagonistas en cada ficción, ¿qué hilos invisibles podrían reunir a los cuatro personajes principales?

—Qué difícil esta pregunta, corro el riesgo de spoilearles algo, mejor invito a que vengan a descubrir justamente eso. La experiencia se trata precisamente de eso: encontrar aquellas cosas que unen a estos personajes tan distintos entre sí. Pero si la duda persiste, les puedo dar una pista: Rafaela Carrá

—¿De qué manera surge la dramaturgia de estas obras y cómo la llevaron adelante?

—Estás dramaturgias son obra de la genia de Carla Pontini Vázquez. Hace rato que tenía ganas de incorporar a EP nuevas y nuevos dramaturgos y un ciclo específico de unipersonales. Lo loco es que no tuve que buscar demasiado, con Carli somos como hermanos e hicimos teatro desde pequeños. Un día, a principios del 2022, se me acercó y me dijo “tengo un monologuito” (todavía me acuerdo estar leyéndolo con mi celu en la cocina y que se me ponga la piel de gallina). La cosa fue creciendo y un día me trajo toda una nueva Experiencia EP. 

—¿Dónde y cuándo se puede ser parte de Ecosistema, presa o predador?

—Estaremos el viernes 30 de septiembre o los viernes de octubre a las 21.30 en el Centro Cultural Alborada, de calle 58 entre 10 y 11 de La Plata. Toda la información, así como la boletería, están en nuestras redes sociales: @entrepuertasproducciones

Sigue leyendo

Entrevistas

Toto Yulelé: “Cuando siento que una canción no está terminada, intento darle tiempo hasta que madure dentro de mí”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

La casa suspira, pronuncia las palabras justas, se repliega en las voces que guardan sus ladrillos. Hay una melodía que nace en la intersección de dos silencios, ahí donde las raíces crecen una y otra vez, vibran dentro de cada espacio, entre luces y sombras proyectan los versos, las letras cementadas en la oscuridad de los rincones.

El músico uruguayo Toto Yulelé está presentando su tercer álbum “Una casa”, editado por el sello Los años luz.

La cita será el 1 de octubre en Café Vinilo, para llevar adelante un concierto en formato trío con músicos y músicas invitados.

ContArte Cultura charló con el cantante para conocer los pasos que fue dando para llegar a la concreción de su última obra.

—Comencemos esta charla haciendo un recorrido imaginario por la casa que se convirtió en el punto de partida de tu último álbum “Una casa”. Si pudieras elegir una canción que resuma la emocionalidad de ese hábitat convertido en disco, ¿cuál sería y por qué?

—Creo que en este momento la canción que mejor representa la emocionalidad del disco es el track 3, “Sobrevivimos, suerte empila”, ya que recorre un espectro sonoro bastante amplio y a nivel letrístico de alguna manera toca todas las aristas principales que atraviesan la narrativa del disco. Pero digo “en este momento” ya que siento que todas las canciones podrían representar el espíritu del disco, cada una desde su lugar. Es como entrar a una casa, que cada cuarto es diferente pero todos tienen una misma esencia, y todos cumplen una función.

—El 1 de octubre estarás presentando en Café Vinilo esta obra. Será a través de un concierto en formato trío que te permitirá ir mostrando la esencia del álbum ¿cuáles serán los hilos conductores de ese show?

—Este show tiene la particularidad de que, al ser la presentación del disco, vamos a tocar todas las canciones del mismo en este formato más reducido y más cercano a la forma en que fueron compuestas. También es la primera vez que voy a poder tocar las canciones de los discos anteriores en este formato aquí en Argentina. El show va a ser un paseo por toda la discografía y el hilo conductor siempre son las canciones.

—¿Quiénes son los músicos que te acompañarán ese día?

—Estarán Iter Mansilla en guitarra eléctrica y Nicolás Soarez Netto en percusión. Ambos son músicos que admiro mucho por su sensibilidad y su forma de abordar la música desde un lugar muy emocional y profesional. También me van a acompañar Julián Rossini como invitado en piano, y Gonzalo Palmarín en guitarras. Habrá invitados sorpresa de ambas orillas del Río de la Plata y la apertura estará a cargo de la cantautora uruguaya Clarisa Roldán.

—¿De qué manera llevaste adelante el proceso creativo de las canciones que fueron surgiendo durante el período de cuarentena?

—Algunas canciones surgieron en ese período y otras ya las venía trabajando desde antes, pero todas fueron terminadas durante la pandemia, y eso las agrupó espontáneamente. Algunos temas los hice en un par de horas y otros los estuve trabajando durante más de tres años. La verdad, cuando siento que una canción no está terminada, intento darle tiempo hasta que madure dentro de mí. Ese tiempo puede ser muy variable, pueden ser días, meses o años. Pero cuando llegan las palabras y las melodías que la canción necesita, te das cuenta al toque.

—¿Y cómo se fueron ensamblando hasta convertirse en el disco editado por el sello Los años luz?

—Fue un proceso de mucha exploración, en mi casa, tocando mucho y probando cosas. Grabar en mi casa me dio la posibilidad de explorar sin límites de tiempo. Me gusta mucho trabajar de noche. A veces en cualquier momento del día se me ocurría algo y podía ir a grabarlo ahí mismo, dejar la idea plasmada.

—¿Cuáles son los instrumentos que marcan la sonoridad de esa casa construida por hilos de música?

—Las guitarras eléctricas están muy presentes y ocupan un lugar importante en el disco. En la mayoría de las canciones tienen un formato de banda de rock, guitarras, bajo y batería, pero también hay una presencia importante de la percusión, por ejemplo en “Re Abierto” y “soy un Ñery”, que son dos candombes. Es un disco que se caracteriza por la construcción de climas y por la presencia de las voces y las letras como eje, a partir del cuál se organiza todo lo demás.

—En ese viaje hacia adentro de la casa y de vos mismo, ¿creés que quedaron temas pendientes que podrían convertirse en futuras canciones?

—Sí, siempre quedan temas pendientes. Me gusta mucho escribir sobre lo que veo y lo que pienso, y eso es un recurso inagotable que siempre está en movimiento. Además, durante la grabación del disco fui componiendo otras canciones que inevitablemente fueron atravesadas por ese proceso. A veces siento que las canciones son atemporales o que se rigen por las leyes de otro tiempo, no el de los calendarios y los relojes.

—Mirando hacia atrás, ¿qué cosas tienen en común tus tres discos y qué los diferencia?

—Los tres tienen sonoridades diferentes y fueron grabados de formas diversas. Creo que representan fielmente cada momento de mi vida y las circunstancias que me atravesaban en cada uno de esos tiempos. Lo que tienen en común creo que es la búsqueda, siempre apuntando a ir construyendo y encontrando una forma de decir propia. En todos mis discos las letras de las canciones son lo más importante y lo que más trabajo. Entiendo que de alguna manera eso une toda mi discografía.

—¿Y hay nuevos proyectos en camino?

—Hay un grupo de canciones nuevas en las que ya estoy trabajando para el año próximo, pero aún es bastante incierto qué rumbo van a tomar. Aún estoy en la etapa de composición y ya empezando a hacer algunas maquetas para ver hacia dónde me disparan musicalmente. El objetivo es poder sacar un nuevo disco en el 2023, pero eso lo van a decidir las canciones y no yo.

—¿Dónde se pueden comprar las entradas para el concierto del 1 de octubre?

—Las entradas se compran a través de la página  Alternativa Teatral, en este link: https://publico.alternativateatral.com/entradas80512-toto-yulele-presenta-una-casa?o=14

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2019-79370965 Edición Nº