Conéctate con nosotros

Música

Fito Páez: en la esencia de las almas

Publicado

el

Por Sergio Arboleya (*)

Predispuesto a dialogar con su propia historia, a la vez que avalado por un presente prolífico y por una legión de seguidores gozosos de ese aporte a una memoria colectiva, Fito Páez inició el martes en el estadio porteño Movistar Arena la impactante serie de ocho recitales en torno a los 30 años de “El amor después del amor”.

El tour que tendrá carácter planetario puso el foco en el más taquillero álbum de la música argentina haciendo apenas retoques a las versiones originales pero sin develar el juego de un repertorio que grabó de nuevo con otros arreglos e invitados diferentes a los de aquella vez.

Pero ya sea por el peso intacto de canciones que burlaron largamente el paso del tiempo como por el hecho de que Páez nunca dejó de visitarlas ni de aprovechar otras efemérides, la fiesta prometida se cumplió con creces.

“Esto es algo lindo que pasó en nuestras vidas que no queremos olvidar, que nada se le caiga encima y hay que defenderlo con uñas y dientes”, bramó a poco más de 20 minutos de iniciado el concierto que se propuso como suerte de aquelarre rockero, de jauja pop.

Casi sin aprovechar el telón/pantalla de fondo –que comenzó siendo de un rojo furioso recortando la silueta en negro de las 10 personas que integran la banda- el artista rosarino mostró su mejor voz y quiso que su música fuera la protagonista desde un tiempo presente.

Tal vez también por ello las dos pantallas laterales tampoco hicieron alarde de una gran apuesta estética sino que regalaron planos cortos, entre íntimos y caseros, del propio anfitrión apenas mechados con otros de sus acompañantes.

Sobre un sonido por momentos demasiado tumultuoso pero siempre energético y después de una seguidilla inicial con “El amor después del amor”, “Dos días en la vida”, “Tráfico por Katmandú” y “Pétalo de sal”, saludó entre pícaro y provocador diciendo “qué tal che, qué quilombo se armó. Finalmente las cosas se dieron y me dije vamos a grabarlo de nuevo con otras versiones que tampoco son estas”.

Pero a la multitud poco le importó el carácter dado a la evocación y casi que disfrutó más intensamente que las piezas de aquel amor se siguieran pareciendo a las que fueron.

Apoyado en un elenco poderoso y conocido que integran Diego Olivero en bajo, Gastón Baremberg en batería, Juan Absatz teclados y coros, Juani Agüero y Vandera en guitarras y Mariela “Emme” Vitale en coros, más la cuerda de vientos con Alejo von der Pahlen en saxo alto y barítono, Manu Calvo en trombón y Ervin Stutz en trompeta y flugelhorn, la única invitada de la velada inaugural fue Fabi Cantilo pero su voz resultó casi inaudible en el fragor sonoro propuesto.

De la evocación a las 14 obras de la placa aniversario a la que se visitó siguiendo la nómina original tal como se publicó, en principio descolló la brumosa atmósfera sobre “Sasha, Sissí y el círculo de baba”.

“Estábamos con Ceci en San Pablo y Caetano había hecho una versión de ‘Un vestido y un amor’ y te lo cantó mirándote a los ojos y yo me morí de celos. Así que esta versión es enteramente para vos. Todo para vos, amor”, le confesó a Roth, ubicada en las primeras filas del estadio.

Y minutos después –tras el éxtasis generado por “Tumbas de la gloria”- en esa amorosa exposición de su vida privada, Páez le espetó a Cantilo “y esta es toda para vos, Fabi” y entonó “Creo”.

Las dedicatorias románticas culminaron meda hora más tarde con sendos ramos de flores para ambas “para agradecerles lo bella y hermosa que han hecho mi vida”, según declamó.

Entre los dos momentos de piropos y flores, hubo espacio para otros pasajes destacados en “Detrás del muro de los lamentos” dominada por guitarras acústicas y percusión (“que es una marinera que me enseñó mi amigo Lucho González que es en 6×8 como la chacarera, pero no”, explicó), el encendido de linternas de los celulares en “Brillante sobre el mic” y la siempre exaltada referencia de “A rodar mi vida”.

Con una pausa de apenas cinco minutos donde mutó su traje color crema por otro verde, la segunda parte comenzó con “El diablo en tu corazón” y “Al lado del camino” y cuando el estadio estalló al grito de “olé olé olé, Fito Fito”, recomendó “ahorren energías que las van a necesitar”, interrumpió el griterío con “11 y 6” y aquella promesa se saldó un rato después con una atronadora “Ciudad de pobres corazones” en la que descolló la filosísima guitarra de Agüero.

Antes de esa extensa, oscura y demoledora entrega que por única vez durante el show imprimió imágenes en el fondo de la escena, hubo pasajes de diversa emoción con “Ciudad de pobres corazones” y “Circo Beat”.

Mientras la muchedumbre improvisaba espontáneamente “Y dale alegría a mi corazón” sin querer creer que el show había terminado a dos horas de su inicio, Páez –esta vez todo de rojo- cumplió esa demanda grupal.

Y encabezó largas y vibrantes entregas en torno a “Es sólo una cuestión de actitud”, “Dar es dar” y “Mariposa tecnicolor”, mechando en esta última hasta algún pasaje de “Peluca telefónica”, creación de Charly García, Luis Alberto Spinetta y Pedro Aznar que el primero incluyó en su disco solista debut “Yendo de la cama al living”.

La seguidilla porteña de esta nueva evocación en el estadio del barrio de Villa Crespo seguirá este miércoles y el 25, 26, 29 y 30 de septiembre y también el 7 y 8 de noviembre.

Pero, además, continuará el 24 de septiembre en la Plaza de la Música de Córdoba, en octubre pasará por Miami, Nueva York, Caracas, Madrid y Barcelona, en noviembre recalará en Montevideo y en diciembre y además de estar Santiago de Chile cerrará el año entre el 8 y el 10 en el Anfiteatro Municipal de Rosario como prólogo a un 2023 con más escalas.

(*) Agencia de noticias Telam.

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Muestras/Exposiciones/Festivales

Llega a La Plata el Festival “Corrientes País Chamamé”

Publicado

el

El próximo sábado 1 de octubre llega a La Plata el Festival “Corrientes País Chamamé”, que contará con grupos musicales, comidas autóctonas, juegos y sorteos, en un evento con entrada libre y gratuita.

El festival tendrá lugar en el Centro Cultural y Polideportivo de la localidad de Los Hornos, de avenida 66 entre 152 y 153, y entre los artista presentes estarán Blas Martínez Riera Grupo, Ernestito Montiel y su Cuarteto Santa Ana, Vanina Rivarola, Los Chaque Ché, Grupo Tupá, Las Damas del Litoral, Tomás Zacarías, Paula Basalo, Cuarteto Buenos Aires, Atardeciendo Amaneceres con Carolina Rojas, Exequiel Fernández, Paula Basalo, Los Nuevos Hermanitos Fernández, y un cierre a todo carnaval.

Sigue leyendo

Entrevistas

Toto Yulelé: “Cuando siento que una canción no está terminada, intento darle tiempo hasta que madure dentro de mí”

Publicado

el

Por Andrea Viveca Sanz (@andreaviveca) /
Edición: Walter Omar Buffarini //

La casa suspira, pronuncia las palabras justas, se repliega en las voces que guardan sus ladrillos. Hay una melodía que nace en la intersección de dos silencios, ahí donde las raíces crecen una y otra vez, vibran dentro de cada espacio, entre luces y sombras proyectan los versos, las letras cementadas en la oscuridad de los rincones.

El músico uruguayo Toto Yulelé está presentando su tercer álbum “Una casa”, editado por el sello Los años luz.

La cita será el 1 de octubre en Café Vinilo, para llevar adelante un concierto en formato trío con músicos y músicas invitados.

ContArte Cultura charló con el cantante para conocer los pasos que fue dando para llegar a la concreción de su última obra.

—Comencemos esta charla haciendo un recorrido imaginario por la casa que se convirtió en el punto de partida de tu último álbum “Una casa”. Si pudieras elegir una canción que resuma la emocionalidad de ese hábitat convertido en disco, ¿cuál sería y por qué?

—Creo que en este momento la canción que mejor representa la emocionalidad del disco es el track 3, “Sobrevivimos, suerte empila”, ya que recorre un espectro sonoro bastante amplio y a nivel letrístico de alguna manera toca todas las aristas principales que atraviesan la narrativa del disco. Pero digo “en este momento” ya que siento que todas las canciones podrían representar el espíritu del disco, cada una desde su lugar. Es como entrar a una casa, que cada cuarto es diferente pero todos tienen una misma esencia, y todos cumplen una función.

—El 1 de octubre estarás presentando en Café Vinilo esta obra. Será a través de un concierto en formato trío que te permitirá ir mostrando la esencia del álbum ¿cuáles serán los hilos conductores de ese show?

—Este show tiene la particularidad de que, al ser la presentación del disco, vamos a tocar todas las canciones del mismo en este formato más reducido y más cercano a la forma en que fueron compuestas. También es la primera vez que voy a poder tocar las canciones de los discos anteriores en este formato aquí en Argentina. El show va a ser un paseo por toda la discografía y el hilo conductor siempre son las canciones.

—¿Quiénes son los músicos que te acompañarán ese día?

—Estarán Iter Mansilla en guitarra eléctrica y Nicolás Soarez Netto en percusión. Ambos son músicos que admiro mucho por su sensibilidad y su forma de abordar la música desde un lugar muy emocional y profesional. También me van a acompañar Julián Rossini como invitado en piano, y Gonzalo Palmarín en guitarras. Habrá invitados sorpresa de ambas orillas del Río de la Plata y la apertura estará a cargo de la cantautora uruguaya Clarisa Roldán.

—¿De qué manera llevaste adelante el proceso creativo de las canciones que fueron surgiendo durante el período de cuarentena?

—Algunas canciones surgieron en ese período y otras ya las venía trabajando desde antes, pero todas fueron terminadas durante la pandemia, y eso las agrupó espontáneamente. Algunos temas los hice en un par de horas y otros los estuve trabajando durante más de tres años. La verdad, cuando siento que una canción no está terminada, intento darle tiempo hasta que madure dentro de mí. Ese tiempo puede ser muy variable, pueden ser días, meses o años. Pero cuando llegan las palabras y las melodías que la canción necesita, te das cuenta al toque.

—¿Y cómo se fueron ensamblando hasta convertirse en el disco editado por el sello Los años luz?

—Fue un proceso de mucha exploración, en mi casa, tocando mucho y probando cosas. Grabar en mi casa me dio la posibilidad de explorar sin límites de tiempo. Me gusta mucho trabajar de noche. A veces en cualquier momento del día se me ocurría algo y podía ir a grabarlo ahí mismo, dejar la idea plasmada.

—¿Cuáles son los instrumentos que marcan la sonoridad de esa casa construida por hilos de música?

—Las guitarras eléctricas están muy presentes y ocupan un lugar importante en el disco. En la mayoría de las canciones tienen un formato de banda de rock, guitarras, bajo y batería, pero también hay una presencia importante de la percusión, por ejemplo en “Re Abierto” y “soy un Ñery”, que son dos candombes. Es un disco que se caracteriza por la construcción de climas y por la presencia de las voces y las letras como eje, a partir del cuál se organiza todo lo demás.

—En ese viaje hacia adentro de la casa y de vos mismo, ¿creés que quedaron temas pendientes que podrían convertirse en futuras canciones?

—Sí, siempre quedan temas pendientes. Me gusta mucho escribir sobre lo que veo y lo que pienso, y eso es un recurso inagotable que siempre está en movimiento. Además, durante la grabación del disco fui componiendo otras canciones que inevitablemente fueron atravesadas por ese proceso. A veces siento que las canciones son atemporales o que se rigen por las leyes de otro tiempo, no el de los calendarios y los relojes.

—Mirando hacia atrás, ¿qué cosas tienen en común tus tres discos y qué los diferencia?

—Los tres tienen sonoridades diferentes y fueron grabados de formas diversas. Creo que representan fielmente cada momento de mi vida y las circunstancias que me atravesaban en cada uno de esos tiempos. Lo que tienen en común creo que es la búsqueda, siempre apuntando a ir construyendo y encontrando una forma de decir propia. En todos mis discos las letras de las canciones son lo más importante y lo que más trabajo. Entiendo que de alguna manera eso une toda mi discografía.

—¿Y hay nuevos proyectos en camino?

—Hay un grupo de canciones nuevas en las que ya estoy trabajando para el año próximo, pero aún es bastante incierto qué rumbo van a tomar. Aún estoy en la etapa de composición y ya empezando a hacer algunas maquetas para ver hacia dónde me disparan musicalmente. El objetivo es poder sacar un nuevo disco en el 2023, pero eso lo van a decidir las canciones y no yo.

—¿Dónde se pueden comprar las entradas para el concierto del 1 de octubre?

—Las entradas se compran a través de la página  Alternativa Teatral, en este link: https://publico.alternativateatral.com/entradas80512-toto-yulele-presenta-una-casa?o=14

Sigue leyendo

Clips

“Losing My Religion” de REM alcanzó el “club de los mil millones” en YouTube

Publicado

el

El videoclip de la canción “Losing My Religion”, el mayor éxito de la banda estadounidense REM, se sumó al selecto grupo de producciones de los años ’90 que superó los mil millones de vistas en YouTube.

Según un informe reproducido por el sitio Variety, la realización audiovisual del extinto grupo comandado por Michael Stipe promedia más de 300 mil vistas a nivel mundial por día, solo en lo que va de este año, lo que permitió alcanzar el preciado hito.

Ahora, “Losing My Religion”, que se subió a esta plataforma por primera vez en 2011, comparte este logro con clips como “November Rain”, de Guns ‘n’ Roses; “Smells Like Teen Spirit”, de Nirvana; “Zombie”, de The Cranberries; “Barbie Girl”, de Aqua; y “I Will Always Love You”, de Whitney Houston, entre otros doce.

El videoclip del clásico de REM fue dirigido por Tarsem Singh, quien se inspiró en el cuento de Gabriel García Márquez “Un hombre muy viejo con alas enormes”, según contó en su momento en una entrevista a la revista Rolling Stone.

Precisamente, en esta producción, entre otras imágenes, se ve al líder del grupo con unas grandes alas en su espalda, además de diversos íconos religiosos.

“Losing My Religion” se hizo acreedor de dos premios Grammy y también se consagró como el video del año en los otrora prestigiosos MTV Video Music Awards 1991.

Sigue leyendo


Propietaria/Directora: Andrea Viveca Sanz
Domicilio Legal: 135 nº 1472 Dto 2, La Plata, Provincia de Buenos Aires
Registro DNDA Nº 2019-79370965 Edición Nº